09 Mar

¿Con que ojos ves el mundo?

oko-test1-702x336

Todo aquello en lo que te concentras tiende a aumentar. Por eso es importante tomar unos minutos al día y reflexionar ¿con que ojos estoy viendo el mundo, lo que percibo es real o es sólo el resultado de lo que he vivido hasta ahora?

En su libro “El éxito no llega por casualidad”, el Dr. Lair Ribeiro nos comparte algunas de las ilusiones  mas comunes que experimentamos los seres humanos producto de nuestras vivencias. Una de ellas es pensar “lo que vemos, es.”  Interpretar un hecho como bueno o malo, va a depender de tu punto de vista, de tu visión del mundo.  Sin embargo no siempre las cosas son como uno las ve. Una persona con tatuajes no necesariamente  es un vago o una persona con traje no siempre es exitosa. Guiarnos por estereotipos que hemos adquirido a lo largo de nuestra vida puede limitarnos y crearnos un mundo estrecho, limitado y hostil. Dar un segunda ojeada o darle la oportunidad a otra persona, es darse otra oportunidad a uno mismo.

En esta vida, uno tiene lo que escoge. Lo único que debemos cuidar es en entrenar a la mente de forma adecuada  para que nos entregue lo que le pedimos.  ¿Cuantas veces no te has escuchado decirte a ti mismo: “no quiero fallar,  lo ultimo que deseo es que esto pase, por nada del mundo escogería a este tipo de persona como amigo, esposo, compañero, etc”.  Y justo eso es lo que terminas obteniendo.

Esto sucede porque hay una ley  que dice “toda creencia, una vez establecida, procura perpetuarse”. Pero también hay otra ley que dice: “Toda información nueva, tiende a sustituir a la antigua y es la última experiencia la que generalmente permanece”. Entonces hay que prestar atención a la calidad de información con la que alimentamos a nuestra mente.

¿Con que ojos ves al mundo? se refiere principalmente a recordar que, si una vez te caíste de la bicicleta no necesariamente tienes que tirarla a la basura. Si una vez te caíste puedes volver a subirte e intentarlo una vez mas, y otra vez y otra, hasta que resulte en lo que deseabas. Visualizarte en ese lugar al que quieres llegar es un recurso indispensable para instalar NUEVAS creencias en tu mente.

Dos puntos fundamentales que considero debemos cuidar son: con que tipo de personas nos relacionamos y que tipo de cosas estamos atrayendo.

Es importante saber escoger el ambiente y las relaciones que propicien y nos acerquen a aquello que deseamos. Convivir con personas negativas poco a poco puede transformarnos en una de ellas. Busca y acércate a aquellas personas que consideres un “role model” a seguir. Copia lo mejor de ellas, pregúntales que cosas han hecho o dejado de hacer, que hábitos han adquirido, que ideas han sembrado en su mente. Ellos son personas como nosotros, que en su momento también tuvieron metas e ideales, ¿que han hecho diferente?

Y por ultimo es importante recordar que las cosas semejantes se atraen: en ningún caso el dinero va al pobre (porque ya no sería pobre), el amor no podría acceder a la mente de una persona amargada o envidiosa, y el éxito raramente se compagina con personas fracasadas o con baja autoestima. Pensar, sentir, actuar y comportarse COMO SI YA fueras una persona exitosa, amorosa, próspera y positiva, atraerá experiencias que se le asemejen. Trata de reconocer cuales son tus fortalezas, trabaja en eso que eres fuerte y el resto llegará poco a poco.

Hay un proverbio hindú que dice: “Si no eres feliz con lo que tienes, tampoco lo serás cuando logres lo que quieres”. AGRADECE lo que hoy hay en tu vida. Enumera las cosas por las que te sientes bendecido, recuerda esos momentos en los que has sido capaz de lograr grandes metas, revive las situaciones que te han hecho sentir orgulloso de ti mismo, vuelve a vivir esas veces en las que alguien mas te ha alabado o te ha tomado como ejemplo. ESO ES LO QUE NECESITA TU MENTE: pensamientos positivos y recordatorios de que SI PUEDES lograr grandes cosas.

Ahora si puedes preguntarte: “¿con que ojos veo el mundo?” y comenzar a hacer los cambios que necesites.

SUERTE!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *