25 Jun

Mindfulness: regresar al Aquí y Ahora

quietud naturaleza“Aliviar la depresión y la ansiedad regresando al aquí y ahora.”

Hace tiempo que no comparto herramientas indispensables para vivir mejor, lo se! Pero les aseguro que todo tiene un sentido y esta vez es, porque había estado buscando cosas nuevas, novedades en el mundo de la psicología y las técnicas cognitivo-conductuales para estar mejor, y me he topado con una sensacional: MINDFULNESS.

Tal vez no les sea desconocido el nombre, para mi tampoco lo fue, pero adentrarme en ello, practicarlo y ayudar a otros a practicarlo también ha sido toda una sorpresa: en realidad se notan los cambios. Así que empecemos.

Para empezar,  les pregunto: acallar la mente. ¿Quién no querría lograr algo así? Si se puede. Si estamos dispuestos a retomar las riendas de nuestra vida. El presente siempre está ahí para nosotros, es sólo que nos centramos demasiado en estar rumiando el pasado y en estar fabricando el futuro.

Mindfulness significa dejar a un lado las reacciones automatizadas que solemos generar ante las situaciones cotidianas y estar plenamente conscientes de nuestro cuerpo y nuestra mente, pero sobre todo ser capaces de generar respuestas, las respuestas que nosotros queramos.

Cambiar la perspectiva de la vida, cambiar la manera como nos vemos a nosotros mismos con respecto a esa vida, cual es nuestro propósito, que esperamos de los demás y que creemos que somos capaces de lograr, son entre otras cosas,  lo que el mindfulness espera que nosotros mismos, con recursos propios, logremos conforme avanzamos en la práctica de esta poderosa herramienta.

Lo que ha llamado poderosamente mi atención al presentarles esta nueva técnica de autoayuda, es que, siendo yo una amante de la conexión cuerpo-mente, he podido leer en varios artículos lo que el mindfulness está logrando en personas con enfermedades físicas y mentales, como les ha ayudado a que complementen sus tratamientos eficazmente y como todo esto lo han presenciado y documentado médicos alópatas alrededor del mundo.

“Despertar a lo que los sentidos tienen que contarnos”colores

Oído, gusto, olfato, vista, tacto. Nuestros cinco sentidos. Ellos pueden contarnos como es el mundo y desde siempre lo han hecho, solo que nosotros, a través de los años, hemos puesto arriba de la información que ellos nos dan, capas y capas de juicios, valores, interpretaciones, etc. lo que nos impide conectarnos con lo que tienen que decirnos acerca de la realidad que nos rodea.

Dice la filosofía budista que los seres humanos solemos ir en dos direcciones primordialmente: cuando algo no nos gusta, tratamos de cambiarlo de manera inmediata y cuando algo nos agrada, tratamos de conservarlo el mayor tiempo posible. Y empleamos grandes cantidades de energía en estos dos procesos.

Sin embargo, es una realidad que el ser humano también tiene otras dos posibilidades frente a él todo el tiempo: darse cuenta de que manera estas tendencias pueden hacer infeliz su vida y  que tiene la capacidad de ELEGIR en el momento que lo desee, cambiar y tomar conciencia de lo que está ocurriendo.

MINDFULNESS. Dejar de una vez de reaccionar de manera automática a todo lo que nos sucede. Ver la vida con claridad. Elegir nuestra respuesta ante cada situación.

Porque es hora de un cambio y porque te lo mereces.

11 Jul

¿Eres una persona desordenada o acumulas objetos? Esto es para ti

 VE EL VIDEO AQUI: ¿Eres una persona desordenada o acumulas objetos? Esto es para ti: 

600-02377761
Significado del Desorden

¿Sabías que el acumulamiento de cosas en el hogar y el desorden están relacionados a diferentes clases de miedos?

Miedo al cambio, miedo a ser olvidado o a olvidar, miedo a la carencia y simbolizan además confusión, falta de enfoque, caos, inestabilidad y puede significar incertidumbre acerca de tus metas, tu identidad o lo que quieres de la vida.

Además el lugar de la casa en el que el desorden o el acumulamiento se encuentran refleja que área es problemática en tu vida. Por ejemplo, se dice que el vestidor, refleja cómo te encuentras emocionalmente y que una vez lo organices tus conflictos internos se calmarán, o que un edredón desteñida significa que tu vida amorosa ha perdido brillo también.

¿Has conservado objetos rotos o dañados mucho tiempo pensando en repararlos algún día? Simbolizan promesas y sueños rotos y si se trata de electrodomésticos, electrónicos, muebles o vajilla y los tienes, por ejemplo, en la cocina o baño significan problemas de salud y riqueza.

Si el desorden lo tienes en tu cuarto significa que eres una persona que deja las cosas inconclusas y que tienes dificultad para tener una pareja o trabajo estable. Los cuartos de niños normalmente están desordenados porque aún no han pasado por el proceso de saber qué quieren en la vida, pero hay estudios que muestran que los niños que mantienen sus cuartos organizados tienden a ser mejores en la escuela.

Diferentes clases de acumulamiento

Acumulamiento nuevo: Este acumulamiento indica que estás tratando de hacer demasiadas cosas a la vez y que no te estás enfocando en lo que debes hacer o que has perdido la dirección. Este acumulamiento o desorden incluye ropa apilada, cd’s o películas alrededor de la casa, juguetes o artículos deportivos desparramados, cosas que has usado recientemente pero no has puesto de vuelta en su sitio. La manera apurada en que vivimos tienden a crear este tipo de desorden y casi todos los tenemos en nuestro hogar en alguna medida.Organizar este tipo de desorden en forma inmediata te ayuda a ser más centrada y efectiva en tu vida diaria.

Acumulamiento antiguo: Me refiero a objetos que no usaste en un largo tiempo y que están apilados en el ático, garaje, armarios… Papeles de trabajo viejos y documentos en tu computador que ya no usas, revistas de hace más de 6 meses o ropa que no te has puesto en más de un año. Esto es reflejo de que estás viviendo en el pasado y estás dejando que tus viejas ideas y emociones se apoderen de tu presente y esto a la vez evita que nuevas oportunidades y personas entren en tu vida.

El patrón de desorden# 1: Proyectos inacabados

¿Tienes montones de fotos que piensas poner en marcos o álbumes de fotos? ¿Tienes proyectos que comenzaste en serio y luego abandonaste? Si este tipo de temas frecuenta tu casa o apartamento, es posible que te sientas atrapado en demasiados planes que, de antemano sabes, nunca llevarás a cabo.

Significado: Es posible que cada proyecto que empiezas signifique mucho compromiso, y puedes sentirte bloqueada o tener dificultades para comenzar a tomar acción sobre las cosas que realmente importan.   La eliminación de elementos no finalizados en tu vida puede ayudarte a romper este patrón y salir del atasco físico y mental.

¿Que hacer? Toma la decisión de terminar el proyecto en una fecha límite. Si no se hace durante ese tiempo, véndelo, dáselo a otra persona, o deshazte de él.  Piensa que TU tienes el poder de decidir si ya no tienes ningún interés en él; si es así, ¡deshazte de él de inmediato!

messy-desk

El patrón de desorden # 2: Lo que está roto

Significado: Los artículos rotos pueden representar a tu falta de auto-estima. Puede que te sientas que no eres amado o eres indigno del amor.  La baja autoestima está ligada a la infelicidad, la soledad y la incapacidad de avanzar en tu carrera. Pero la baja autoestima solo es una IDEA y esta puede ser cambiada cuando tu lo desees.

¿Que hacer? Corrige el problema, regálaselo a alguien que quiera arreglarlo, o tíralo a la basura. (Recuerda que si está roto, no es para ti porque  ¡tu te mereces algo mejor!)

 

El patrón de desorden # 3: Aferrarte a las prendas usadas

Significado: Si bien es cierto que comprar artículos de segunda mano puede ser una gran manera de ayudar a preservar el medio ambiente y ahorrar dinero, si en tu casa SOLAMENTE hay prendas usadas y que además no te gustan mucho, podría simbolizar que no te sientes digno de algo mejor.  Puede representar una baja auto-estima y también puede hacerte sentir que estás viviendo la vida de otro. Tal vez  no te sientes digno de tu propia vida o de tener tu propio éxito. Si  te conformas con las cosas de segunda, eso es lo que conseguirás: el segundo lugar.

¿Que hacer? A menos que realmente ames a un elemento que te han pasado, no te aferres a ellos, porque finalmente son o fueron pertenencias de otras personas. Comienza a reemplazarlos con nuevas cosas que a ti te gustan. Si es algo útil y te da felicidad, encuentra una manera de cambiarlo a tu gusto, por ejemplo, píntalo o re-tapízalo (si se trata de algún muebles que has heredado).

 

El patrón de desorden# 4: Las cosas pequeñas

Significado: Si llenas tu vida con cosas minúsculas, chucherías baratas, accesorios de vestir y otros artículos pequeños, puede que no dejes espacio en tu vida para las cosas más grandes que pueden ayudar a conseguir la verdadera felicidad. ¿Acaso no sientes que vales más?  Gastar dinero en muchas cosas pequeñas, no estás permitiendo a ahorrar para las cosas grandes que realmente pueden mejorar tu calidad de vida, tales como una casa más agradable, unas vacaciones o, aún más importante, invertir en tu educación para conseguir un trabajo mejor o ahorrar para la jubilación para crear tranquilidad y seguridad financiera.

¿Que hacer? Esto puede ser difícil, ya que los artículos pequeños crean una gran cantidad de desorden, pero también pueden hacerte feliz o servir un propósito. Mira tus colecciones y mantén los elementos que realmente disfrutas, que se mezclan con la decoración de tu casa y que dan felicidad. Agrúpalos y crea un espacio especial en tu casa para estos objetos pequeños. Lo demás, lo que no tenga un lugar, deshazte de ellos.

Lo más importante será hacer un compromiso para dejar de gastar dinero en cosas pequeñas. Pon al menos 10 por ciento de tus ingresos en una cuenta de ahorros para adquirir el hábito de ahorrar dinero y vuelve a evaluar tu plan de ahorro cada vez que sea necesario. Decide sobre una o dos compras importantes que te gustaría tener y mejorarían tu vida significantemente, y fíjate una meta para ahorrar para ellas.

desorden-1

El patrón de desorden # 5: Los artículos que son demasiado grandes para tu hogar

Lo que significa: Si has heredado o comprado artículos que no se ajustan a tu casa, podría significar que tus sueños, en este momento, son más grandes que tu realidad. Mientras que está bien “pensar en grande”, también es importante vivir en el ahora y crear la mejor experiencia posible en tu vida en este momento, con lo que tienes. Hay que dejar que la energía fluya y si un objeto es demasiado grande puede simbolizar un “atasco” importante.  Trata de crear en tu hogar una mejor experiencia con objetos que se acoplen a su tamaño.  Tu vida puede fluir mejor, con sólo unos pocos elementos que puedes utilizar y disfrutar.

Mira cuidadosamente a las cosas que ocupan espacio en tu casa o apartamento. ¿Te dicen algo acerca de tus prioridades? ¿Es así dónde quieres que estén las cosas importantes?

¿Que hacer? Deshazte de los muebles u otros artículos que no parecen encajar en tu casa o apartamento. Véndelos o dónalos a una tienda de segunda mano.  Y en un futuro, para romper este patrón, mide primero antes de hacer una compra. El hecho de que ves un mueble en un espacio y te gusta, no quiere decir que “encajará” en tu hogar. Asegúrate de que hay espacio para que el aire y la energía fluyan en una habitación.

Por ejemplo, una mesa de comedor, idealmente, debe tener suficiente espacio para que la gente pueda caminar completamente a su alrededor. Y una cama debe tener vías en ambos lados, no ser empujado contra una pared. Una piscina debe existir para el disfrute y reunión de la familia, no para representar una carga o estar siempre sucia.

RESUMEN

El desorden exterior simboliza lo que vives internamente pero que no te atreves a corregir.  La energía no puede fluir en tu vida de la manera correcta si hay algo que le impide circular libremente.

Evalúa que es lo que te detiene, revisa las cosas que tienen algún simbolismo y comienza a decirles adiós. El desapego de las cosas materiales poco a poco te ayudará a desprenderte también de situaciones o de relaciones que ya no quieres (y no necesitas) más en tu vida.

Piensa y hazte las siguientes preguntas:

¿Acaso no sientes que eres digno de algo mejor?

¿Te sientes culpable de deshacerte de regalos que te dio la gente?

¿Esperas que este desorden (por ejemplo, el equipo de ejercicio sin usar) te motivará a hacer un cambio, pero en realidad lo único que hace es crear culpabilidad y añadir presión a tu vida?

¿Tienes que rodearte de objetos que te hacen sentir rico, a pesar de que el desorden podría estar bloqueando las oportunidades que podrían ayudarte a crear riqueza real?

Si alguna de estas preguntas movió algo en ti, es buena señal. Recuerda que el primer paso siempre es admitir que tenemos un problema, paso siguiente, comenzar a resolverlo.

Mira a tu alrededor. ¿Qué dice el desorden sobre ti? ¿Qué tipo de patrones de desorden siguen llegando a tu vida? Algunas personas experimentan más de uno de estos patrones. ¿Cómo puedes cambiar tu vida hoy por eliminar el desorden de tu casa o apartamento?

A veces, es necesario verte desde fuera para ver realmente lo que el desorden, le está haciendo a tu vida, y cómo refleja tus emociones, la situación y la autoestima.

Y AHORA… A LIMPIAR Y A ORDENAR POR DENTRO Y POR FUERA!

VE EL VIDEO AQUI: ¿Eres una persona desordenada o acumulas objetos? Esto es para ti:

04 Feb

Te preocupa algo? Enfréntalo!

miedoCada día surgen nuevas preocupaciones, pendientes que cumplir, situaciones que a veces nos dejan “idos” pensando como resolverlas.  O peor aún, sin dormir.
Ante los retos que nos presenta la infertilidad, es imposible no sentirse sobrepasado por todo lo que esto implica: tratamientos, test de embarazo, preguntas y sobre todo… pensamientos.

NO NOS DEJAN EN PAZ, cierto?  La infertilidad nos envuelve en periodos de incertidumbre que muchas veces parecen no tener fin y que intervienen con nuestra vida diaria.

¿Has sentido alguna vez que esta situación te lleva en “piloto automatico” en lugar de que tu seas capaz de controlarla?

Muchas personas me escriben y me preguntan: “Pamela, como hago para estar positiva?”  Mi respuesta? Es muy importante que TOMEMOS LAS RIENDAS del asunto, queridas mujeres, queridos hombres.

A continuación, algunos puntos importantes que nos ayudarán a sentirnos positivos ante situaciones impredecibles:

RECONOCE Y DEFINE EXACTAMENTE CUAL ES TU TEMOR, CUAL ES TU MIEDO PRINCIPAL.miedo2
Muy pocas veces nos detenemos y pensamos ¿a que le tengo tanto miedo? simple y sencillamente nos dejamos envolver por la sensación y nunca nos entretenemos en mirarla a los ojos y definirla. Es cierto, a veces le tememos a lo desconocido, pero incluso esto tiene forma, sonido, color o incluso la cara de alguien. Si puedes, escribelo. Se trata de que te escuches a ti misma.

TRATA DE IDENTIFICAR EL PEOR ESCENARIO POSIBLE.
A veces, tratar de imaginar tu vida ante el peor escenario posible puede ser muy liberador. ¿Como actuarías, que sentirías, que harías? Una vez que identificas tu reacción, tu mente actúa “como si” ya hubiera sucedido esto tan terrible que imaginaste y simplemente, lo deja pasar.

COMPARTE CON UNA PERSONA DE TU CONFIANZA.
Siempre sucede, en serio. Cuando le cuentas a alguien mas lo que tanto te preocupa, esa persona te ayuda a ver OTRO escenario, es decir, te da su punto de vista y generalmente amplia tu visión y por ende, te ayuda a vislumbrar soluciones. Está de más decir que debes escoger bien a quien vas a contarle, pero una vez que estás con la persona correcta, solo cosas buenas puedes obtener.

MEDITA. RESPIRA. ENFOCATE EN EL PRESENTE.

A veces es difícil. Pero una vez que tomas el primer respiro, todo toma otro rumbo. Respirar significa DETENERSE. STOP. PAUSA. Puedes ocupar este momento para agradecer por todo lo que SI TIENES, puedes pensar al 100% en el momento presente: donde estás, con quien estás, como se siente tu cuerpo… La idea es dejar -de una vez por todas- de pensar tanto en el futuro (o en el pasado, según sea el caso) ya que muchas veces la razón de nuestras preocupaciones está en pensar demasiado en ¿que pasará? o también en ¿porque me pasó esto? y desperdiciamos gran cantidad de energía que bien puede usarse en enfocarte en lo que tienes AHORA.

paz interiorTodo lo que necesitas es un poco de voluntad. Un poco de ese ingrediente mágico llamado “ME MEREZCO ESTAR TRANQUILA”.

Una vez que descubres que ERES TU la que lleva las riendas de tu vida, todo empieza a fluir porque TU ASÍ lo has decides cada día.

Hasta pronto,

 

19 Dic

Como mantener la calma en esas 2 semanas de espera

Yo puedo
Listo.

Ha concluido el tratamiento.

Ya quedaron atrás días enteros de inyecciones, análisis de sangre, visitas al médico.

Ahora, a esperar… pero… ¡A quien no se le han hecho eternos estos días de espera! Realmente no hay una receta para sobrellevarlo, pero si quiero compartir contigo algunos consejos de cómo hacerlos más llevaderos y ligeros.

Trata de pensar positivamente
Casi todas nos torturamos pensando lo peor. Pero la realidad es que esto ¡NO nos hace NINGÚN bien! También tendemos a pensar “es ahora o nunca” cuando la realidad es que nada en esta vida es permanente. Es un hecho que deseas este embarazo como nada en el mundo, pero trata de pensar que si no lo logras, de ninguna manera es el final. La mejor manera de pensar positivamente es recordarte con frecuencia que ¡siempre habrá otra oportunidad!

Acepta que lo hecho, hecho está.
Trata de no poner en manos de la “suerte” o de “la voluntad de Dios” el resultado de este intento por quedar embarazada, ya que esto solo genera más ansiedad a la que de por sí ya traes encima. Científicamente, lo que ha hecho tu medico, está hecho ya. Si bien es cierto que hay muchas maneras de “ayudar” a tu cuerpo a retener ese embrión y a que se desarrolle hasta el final, el resultado positivo de una prueba no puede ser cambiado “mágicamente”. Si estás embarazada, lo estás. Si no, no lo estás. Así de sencillo. Aceptar este hecho puede traer mucha paz a tu mente para seguir adelante y aceptar lo que venga.

Trata de detener esos pensamientos obsesivos
Es cierto. A veces lo pensamientos se vienen en avalancha y no hay quien los detenga. Basta con un detonador (ver a una mujer embarazada o un bebé en la televisión) y comienza todo. Trata de darte cuenta y detén el proceso. Di “ALTO” y trata de pasar a otra cosa. No permitas que todo en tu vida gire alrededor de: “embarazo, concepción, ovulos, maternidad, etc.”. Respira hondo y ten a la mano algo con que distraerte. El hecho de que no hables de ello no va a quitarte de la cabeza este tema, pero por lo menos ya no será una pesada obsesión ni una carga más que llevar a cuestas. Aprende a manipular positivamente lo que pones y quitas de tu cabeza, para tu propio bien.

Mantente ocupada
Una vez que tengas algo en que ocuparte, enfócate en ello. Con todos tus sentidos. La única manera de distraer tus pensamientos es ocuparlos en otra cosa. No hay más. Claro que no tiene por qué ser algo aburrido, al contrario, si distraerte significa ir al salón de belleza a hacerte un manicure, ¡adelante! ¿Tienes ganas de ir de compras? Atiéndete. ¿Buscar a tus amigas y tener una “ladies night”? Adelante. Aprovecha la ocasión para consentirte. Piensa: “ya he hecho lo suficiente ahora me toca un poco de diversión, madre naturaleza: ¡dejo todo en tus manos!”

Pide apoyo de tu pareja
Se necesitan DOS para hacer un bebé, ¿cierto?. No solo en la parte biológica, sino también en la parte emocional. No excluyas a tu pareja del proceso. Tanto para comentar los temores o miedos que puedan tener, como para distraerse y recrearse mientras llega el día de conocer el resultado. Están juntos en esto, recuérdalo. Ambos han invertido tiempo, dinero y esfuerzo en intentarlo, aunque la presión y las emociones se manifiesten de diferente manera, inclúyelo en todo el proceso, distribuye la carga emocional entre dos y todo será más sencillo. Y seguro los une más.

Y finalmente, trata de reconocer el esfuerzo que has hecho por lograr tu sueño, ¡una palmadita en el hombro siempre es bien recibida! ¡Te lo mereces!

14 Jun

¿Cómo reducir la ansiedad durante mi tratamiento de fertilidad?

La verdad es que esos días acabamos ¡exhaustas!
Horas y días de espera, inyecciones, revisiones ginecológicas, muestras de sangre una y otra vez, relaciones programadas… Y si se lo contamos a alguien, pocas veces nos entienden o en el mejor de los casos todos te preguntan casi diario ¿cómo van, que ha pasado, ya resulto? Y nosotras:  acabamos contando ovejas en esas noches interminables de insomnio…
¿Qué hacer para reducir la ansiedad en estos días tan difíciles?
Muchas de nosotras, buscamos constantemente que hacer en estos días de incertidumbre, sobre todo algo que nos permita relajarnos,  que sea productivo y que  nos ayude con el resultado final: concebir un hijo sano.
A continuación, algunas recomendaciones:

Ejercicio.-
 No tienes que sudar y sudar, simplemente hacer algo que te guste, ejemplos: ritmos latinos, yoga, pilates, correr o trotar, caminar, andar en bici, bailar en tu casa, hacer aseo, kickboxing, subir escaleras siempre que puedas, etc. Cualquier forma de movimiento, que te haga feliz y que consigas hacer durante 30 minutos seguidos, será de gran ayuda.
 Comer sano.- no tiene que ser una tortura si piensas que lo estás haciendo ¡para lograr tu sueño! Puedes comenzar con algo muy sencillo: arma un menú que puedas seguir por lo menos 1 semana y hacer que alguien lo haga contigo para motivarse mutuamente. Y como les recomiendo siempre: si por alguna razón llegas a fallar, sigue adelante, ¡reivindícate al día siguiente!
Escribir.- ¿Qué te parece si diariamente escribieras todas las emociones, pensamientos e ideas que te vienen a la cabeza con respecto al tratamiento que estás a punto de iniciar? Ya sea que lo compartas, como en el caso de un Blog o simplemente comprarte una libreta muy coqueta y ¡comenzar a darle rienda suelta a la escritora que llevas dentro! Podrías escribir un poema…
Hobbies.- ¿Tienes algún hobbie olvidado?  ¿Alguna vez te sentiste relajada armando rompecabezas,  jugando sopa de letras, retando en juegos de mesa a tus amigos, rellenando los crucigramas del periódico, asistiendo al cine y después comentando la película, asistiendo a círculos de lectura, resolviendo sudoku, jugando ajedrez o algún juego on-line tipo tetris o bejeweld? Cualquier pasatiempo que te guste, disfrutes y puedas compartir con otras personas ¡sería maravilloso para distraerte y dejar atrás el estrés!
 Música .- Si tienes un gusto especial por la música ¡es tiempo de re-tomar este hábito! Cómprate algunos buenos CD’s (de esos que siempre has querido tener) o pídelos prestados a una amiga, consíguete esos DVD de los conciertos de tu artista favorito o bien retoma aquel gusto que tenías por la música clásica… La música tiene un gran poder curativo y es una maravillosa aliada ¡cuando necesitamos cambiar de estado de ánimo!
Espiritualidad.- Una de las herramientas más poderosas que tenemos los seres humanos es esa capacidad innata de CREER en algo Superior. Acércate a tu iglesia, a algún grupo de oración y verás que, aparte de no sentirte sola, podrás sentirte parte de un grupo de personas muy especial que te ayudarán a recordar cada día el milagro de la vida.
 Estos son sólo algunos ejemplos de cosas que pueden hacer para ayudar a reducir el estrés que un tratamiento de fertilidad produce… pero siempre recuerden acompañar cualquiera de estas alternativas con ACTITUD.
Una ACTITUD positiva puede ayudarnos en gran medida, pues el simple hecho de que te des cuenta: “estoy haciendo ALGO diferente”  ¡va a ayudarte muchísimo a lograr lo que tanto deseas!
¡Que tengan un día espectacular!
25 Abr

Paso a paso -¿Cómo podemos manejar un episodio de ansiedad?

Cada día y todos los días nos enfrentamos a alguna situación tensionante. Al manejar, en el  trabajo, en casa, con la pareja, en el gimnasio, en una reunión familiar, con amigos… La ansiedad llega y a veces, simplemente no se va.

Lo que hoy trato de trasmitirles, es que SI ES POSIBLE  vivir de manera más consciente, mas alerta y tener cada vez más recursos para enfrentarnos a las situaciones que nos limitan.

Como si de una receta de cocina se tratase, a continuación compartiré con ustedes tres sencillos pasos, para que cuando lleguen esos momentos incómodos, tengan herramientas útiles y sepan cómo enfrentarlos:

1.- LENGUAJE

Diariamente nos comunicamos con los demás, pero de una forma constante (y a veces, abrumadora) estamos hablando con nosotros mismos. ¿Sabes qué tipo de lenguaje utilizas en tu comunicación interior? Muchas veces no es el mejor. Palabras como: “soy una tonta”, “todo me sale mal”, “nunca saldré adelante” “algo malo va a pasar” etc. nos bombardean a todas horas y si no somos conscientes de ello, terminamos creyendo que esto es verdad. APRENDE A DETECTAR  estas palabras y frases que utilizas para referirte a ti mismo y comienza a hacer una lista de otras que sean más POSITIVAS y que te ayuden a lograr lo que deseas. Ejemplo, en lugar de decir “soy una tonta” puedes cambiar a algo como “yo que soy tan lista, no entiendo cómo me pasa esto”  o en lugar de decir “algo malo va a pasar” puedes pensar en su lugar “estoy a salvo, todo va a estar bien”.  Cada frase y cada palabra tienen un efecto diferente en tu cuerpo, en tu mente y en tus sensaciones corporales. ¿Por qué no hablarte de una manera más amable?

2.- RESPIRACIÓN

Cuando estamos relajados y tranquilos, nuestra respiración es profunda. Cuando estamos atravesando un momento de tensión, se vuelve entrecortada y rápida. Todo tu cuerpo comienza entonces a generar cambios a partir de esto: palpitaciones, sudoración, dolor de espalda, acidez en el estómago, etc. Si lo intentas, cada vez que estés atravesando un momento de ansiedad puedes poner atención a tu respiración y tratar de controlarla. Algo tan sencillo como inspirar y contar hasta 3, sacar el aire contando hasta 4 y repetir hasta que tu respiración vuelva a la normalidad.   Recuerda que lo importante es distraer la atención de tu cuerpo y tu mente hacia otra cosa. Si es necesario, acompaña estas respiraciones con una caminata corta o simplemente sal del lugar donde se generó la situación.

3.- DISTRAE TU MENTE

¿Te ha pasado que en alguna ocasión que estabas triste o enojado llegó alguien que te hizo reír y simplemente la tristeza o el enojo se esfumaron? Tú puedes hacer algo similar de manera consciente. Si ya lograste cambiar a un lenguaje positivo, si ya has logrado una respiración adecuada, ahora es tiempo de distraer tu mente hacia algo que rompa por completo el estado de tensión. Puedes recordar algún evento agradable, algún chiste que recién escuchaste, alguna anécdota divertida… lo que sea, te ayudará.  Tu mente es plástica, maleable y se adapta a lo que tú le des. Elige sentirte mejor.

Recuerda que TU TIENES EL CONTROL y puedes hacer la diferencia. Si hasta ahora has permitido que un estado de ansiedad te domine y limite tus actividades, es momento de hacer un cambio. Como todo, requerirá esfuerzo, constancia y una gran dosis de autosugestión. De uno mismo depende generar todo aquello que nos provoca bienestar. Lo importante es dar el primer paso.

¡Empieza hoy!

27 Mar

Sabotaje… al ataque!

¿Las reconoces?

Muy seguramente han estado contigo por mucho tiempo y también es seguro que has tenido que mandarlas a freír espárragos muchas veces cuando has debido lograr tus metas más importantes.

Te las presento: Ellas son tus “saboteadoras” internas.

Algunas tienen nombres, la mía se llama “Severina Castillo” y tiende a pedirme constantemente que todo lo que haga sea “perfecto” y si no lo es, que mejor ni me moleste en hacerlo. O peor aún, cuando no logro hacer algo a la perfección me molesta durante días.   A veces le veo la cara de mi madre, otras, la cara de alguna de mis profesoras del colegio de monjas. A veces soy yo misma. Aquí lo importante es que te atrevas por fin a mirarlas a los ojos y decirles “¡BASTA, hasta aquí llegaron!”

¿Qué tipo de relación tienes con tus saboteadoras internas? ¿Cómo sueles comportarte ante ellas? ¿Te sientes pequeñita, indefensa, resignada? ¿Crees que te mereces que te hablen así, que influyan en tus decisiones, que te nieguen lo bueno? Y lo más importante… ¿crees que sirven de algo para lograr lo que te propones en la vida?

Si crees que ya es hora de que estas saboteadoras salgan de tu vida o por lo menos alguien las ponga en su lugar, Carrie Garber, en su boletín semanal, nos comparte algunos tips personales para experimentar esta “liberación”:

1.- QUITALES PODER~ Recuerda que ellas tienen únicamente el poder que tu les confieras. Cierto, a veces es difícil recordar esto. A veces ellas tienen el volumen tan alto cuando están hablándote, que es imposible que te escuches a ti misma y parece entonces que tienen un poder inmenso y avasallador. Por eso parece que este círculo vicioso no termina. Sin embargo, te recuerdo lo que tú ya SABES: ¡Eres infinitamente más poderosa que ellas! En realidad, su poder radica en que tanta atención les otorgas. Ellas no tienen un poder real, tienen el poder QUE TU LES DAS. Tu eres naturalmente creativa, completa y perfecta. La realidad es que tu eres poderosa.

2. – RE-CONECTATE~ A veces parece que todo lo que dicen estas saboteadoras es MUY en serio. Muchas veces pensamos que sus palabras son determinantes y que no hay vuelta atrás. ¿Cómo hacen sentirnos? Preocupadas, con miedo… ¡aterrorizadas! Y casi sin darnos cuenta, ya estamos bien instaladas en la duda y totalmente desconectadas de nuestros sueños y metas. ¿Solución? ¡Deja de tomarte en serio todo lo que te dicen estas saboteadoras! Y mejor tomate en serio a ti misma. Vuelve a tomar conciencia de las cosas y elige conectarte otra vez con tu verdadero yo. Conéctate otra vez con tu parte iluminada, feliz, segura de lo que en realidad eres. Trata de imaginar dónde estabas al principio, antes de escuchar a tus saboteadoras… en pocas palabras: ¡regresa a tu origen!

3.- RECONOCELAS Y RECONOCETE a ti misma~ Date cuenta que entre más trates de reconocer de donde vienen o quiénes son tus saboteadoras, mas poder tendrás sobre ellas y así podrás manejarlas más efectivamente. El poder está en el conocimiento. Te invito a que hagas un ejercicio de dialogo interno para generar estrategias de cambio. Por ejemplo, puedes empezar dándote cuenta ¿Cuándo surgen estas saboteadoras? ¿En qué circunstancias suelen comenzar su labor? ¿En qué lugar de tu cuerpo lo sientes: espalda, cuello, estomago, piernas, cabeza? ¿Qué cosas te dicen que te hacen sentir con poca confianza en ti misma? ¿Cómo describirías sus estrategias para lograrlo? Todas estas preguntas, créeme, te ayudaran a ir más allá y te darán herramientas invaluables para reconocer ciertos patrones de estas saboteadoras y con el tiempo y la practica lograras cambiar tus respuestas instintivas por respuestas ¡bien pensadas! ¡Responder vs. Reaccionar!

4.- Deja ya de juzgarte y comienza a celebrar! ~ Si de pronto te sorprendes a ti misma juzgándote y reprendiéndote por culpa de tus saboteadoras, créeme: ¡no estás sola! Es muy fácil etiquetar todo esto como “negativo” o verlo como una debilidad en ti misma. La realidad es que debemos interpretalo, no como una evidencia más de que no podremos lograr nuestros sueños, sino como una clara evidencia de que dentro de nosotros hay algo que todavía desea cuidarnos, como una madre que todavía nos cree niñas pequeñas. Con cada uno de nuestros actos, con nuestros deseos de llegar más lejos, de lograr metas ambiciosas, estamos retando a estas saboteadoras, pues ellas desean que sigamos en nuestra zona de confort y que estemos siempre “a salvo”. Pero esto es una evidencia más de que estamos CRECIENDO. Esta es una muestra más de que cada vez pensamos y jugamos más EN GRANDE que antes. La esencia es que: todo esto te ayuda a descubrirte y a alinearte con quien eres realmente: UNA MUJER PODEROSA. Y esto no puede ser motivo más que de una gran CELEBRACIÓN!

Para concluir, debo decir entonces, que nuestras saboteadoras realmente nos quieren proteger de esta enorme y poderosa mujer en la que nos estamos convirtiendo, pues piensan que todo este poder, todas estas metas que tenemos no las vamos a poder manejar…. La realidad es que estas saboteadoras ¡YA NO NOS SIRVEN! pues cada vez deseamos ir más allá y nuestros límites simplemente no existen. ¡Que alguien se los diga! Mejor aún, es hora de que TU se los hagas saber!

Hazle saber a tus saboteadoras que EVOLUCIONAR ES SEGURO. Entiéndelas y honra su presencia en tu vida ya que realmente han estado ahí para ser parte integral de tu crecimiento y evolución como la mujer poderosa que eres.

Conéctate con esta verdad: TODO ESTA BIEN EN TU MUNDO.

31 Ene

Como cuidar de ti mismo cuando estás deprimido


“La Depresión es una enfermedad que requiere buenas dosis de auto-cuidado”
nos dice la psicóloga Deborah Serani, a través de su libro Living with Depression: Why Biology and Biography Matter along the Path to Hope and Healing.

Esto parece más fácil de decir que de hacer cuando estás atravesando un momento de profunda depresión, pues parece una piedra más que agregarle a tu pesada carga. ¿Cuidar de mí misma? ¿No se supone que los demás deben cuidar de mí en estos momentos?

La depresión puede ser dolorosa y exhaustiva. A veces, la depresión parece ser el final.

Y cuando te empiezas a sentir mejor, dejas a un lado justamente aquellos hábitos que pueden hacer que te sientas mejor la próxima vez que tengas un episodio depresivo.

Por ejemplo, dejas de ir a terapia, dejas de tomar tus medicamentos, dejas de comer sano o hacer ejercicio… para cuando regresan tus episodios depresivos, no eres capaz de detectarlos, estás un poco peor y sufres más la recaída.

Mediante estos consejos, la autora nos proporciona, a grandes rasgos, técnicas efectivas para crear un ambiente sano a tu alrededor.

1. Acude de forma regular a tus sesiones terapéuticas.  Cuando comenzamos a sentirnos mejor, la tendencia es dejar de asistir a nuestras sesiones de terapia, primero una, luego dos y luego… todas. En lugar de esto, platica con tu terapeuta porque estas deseoso de interrumpir tus sesiones. Refuerza tu relación con tu terapeuta y entre los dos pueden hacer los ajustes necesarios.

Generalmente, cuando lo hablamos, surgen importantes descubrimientos. Las veces que nos saltamos sesiones o dejamos de asistir, se debe, comúnmente a que estamos evitando ciertos temas o indagar en situaciones que son difíciles para nosotros y la manera que utilizamos para defendemos de algo que no nos gusta es: EVITANDOLO. Hablarlo en lugar de alejarnos es una poderosa herramienta para enfrentar los miedos ya que siempre será mejor trabajarlos, disminuirlos y finalmente desaparecerlos.

2. Toma tus medicamentos como te lo ha indicado el especialista.  Si comienzas a disminuir o evitar tus dosis, esto impacta directamente en la efectividad del medicamento y del tratamiento en general: ¡al final siempre regresarán los síntomas!  Alcohol y  otras sustancias también afectan el tratamiento. Y algo peor, cuando nos quitamos de golpe los medicamentos, se observa el “síndrome de evitación” que puede tener consecuencias negativas a nivel físico y emocional, ya que se observan reacciones en el cuerpo bastante desagradables. Siempre platica con tu médico antes de tomar una decisión acerca de tus medicinas.

Hay personas que requieren tomar medicamento de por vida, pero su vida no tiene porque girar alrededor de esto; hay muchos niños diabéticos que deben su vida a la insulina, muchos con epilepsia que requieren antiepilépticos y otros más con miopía que requieren anteojos… todos ellos requieren algo especial que les proporciona CALIDAD de vida y aquellos que deciden encontrar más satisfacción en agradecer por esto que estarse lamentando, viven más felices.

3. Duerme suficiente.  Dormir tiene un gran impacto en las alteraciones del estado de ánimo. Poco o mucho sueño desencadena exceso o disminución de actividad y por ende, manía o depresión. Trata de ser consistente en tus horas de sueño y en el horario en el cual vas a la cama para mejorar tu salud física y mental.

Si debes hacer ajustes en tu medicación, platica con tu medico. A veces el efecto secundario de algunos medicamentos psiquiátricos es el insomnio o la incapacidad para dormir. Si es necesario que tomes tu medicación por las mañanas para evitar esto, sugiérelo a tu medico… ¡así de fácil! Si es necesario que tomes siesta, ayuda a tu organismo de esta forma: organízate y tómalas con horario y tiempo de duración. O bien, trata de no llevarte problemas o conflictos a la cama los cuales eviten que concilies el sueño regularmente.

4. ¡Muévete!  Algunos de los efectos de la depresión son el debilitamiento y el agotamiento. Esto provoca una gran dificultad para movernos o incluso salir de la cama. El letargo que sentimos hace casi imposible que nos ejercitemos, incluso a veces es toda una hazaña simplemente bañarnos o salir de casa. Nos sentimos pesados, cansados, como pájaros heridos…

Movernos puede ayudarnos grandemente. Comienza con pequeños movimientos, estírate, respira, haz algunos quehaceres menores, toma una ducha caliente y así, poco a poco comienza a hacer más cosas: camina, juega, baila, etc. sobre todo cosas que disfrutes y en menos de lo que te esperas, ya estarás activa y con un estado de ánimo diferente.

Y obviamente, si acompañas tus actividades con otros, será más sencillo. Si puedes, invita a alguna vecina o amiga a caminar contigo, ofrécete a ayudar a la servidumbre con alguna tarea sencilla o incluso puedes cocinar con alguien que te guste su compañía!

5. Come bien. Una de las claves de la salud en general es proveer a nuestro cuerpo de los nutrientes que necesita: vitaminas, minerales, proteínas, etc. Lo mismo ocurre cuando padecemos depresión: una mala o deficiente alimentación puede limitar nuestra energía natural e incluso alterar nuestro cerebro a nivel de pensamientos (distorsiones cognitivas) y por consiguiente, nuestro estado de ánimo.

Si no te sientes con ganas de ir al súper o al mercado a comprar víveres, busca establecimientos que entreguen a domicilio y así puedes salir de este círculo vicioso. Otra opción es pedirle a alguna persona de tu confianza que te ayude de vez en cuando a cocinar algunos platillos. La idea es que no permitas que la falta de energía haga que comas menos o deficientemente, busca alternativas para que la alimentación siga siendo un pilar importante para salir de la depresión.

6. Identifica lo que desencadena tus episodios depresivos.  Esta es una de las cosas más importantes que debes conocer de ti mismo para evitar las recaídas. Por ejemplo, debes tener muy en mente que tipo de personas desencadenan ciertas reacciones en ti, qué tipo de actividades te ayudan y cuáles no. Si vas a ver una película o programa de televisión, escoge los te hacen sentir bien y no los que te provoquen angustia o ansiedad. Si sabes que debes acudir a algún lugar que tenga ruidos estruendosos o algún ambiente donde se sobre estimulen tus sentidos, prepárate adecuadamente… solo tú sabes que es lo que te ayuda y lo que no, así que respeta estos límites y hazle saber esto a los que te rodean. ¡Honra tus propios límites y los demás lo harán!

7. Evita personas “toxicas”.  Existen. De que las hay, las hay. Son personas que extraen toda tu energía, son esas personas envidiosas, competitivas o demasiado juiciosas.  Si te es imposible librarte de ellas, trata de limitar la convivencia y en su lugar elige personas más saludables y que le aporten cosas positivas a tu vida. Tu cuerpo y tu mente te lo agradecerán.

8. Trata de estar en contacto con otras personas. El aislamiento es tu peor enemigo.  Trata de agendar reuniones con amigos, familiares, vecinos. Trata de conocer lugares nuevos, diferentes, estimulantes, busca recursos en tu ciudad o bien si no puedes quedar con nadie, busca actividades que estimulen tus sentidos como leer o armar un rompecabezas, la idea es tener la mente ocupada con actividades que traigan algo saludable a tu vida.  Las actividades de voluntariado o los grupos de autoayuda también proporcionan una sensación de pertenencia bastante benéfica para tu salud física y mental.  ¡Y nunca dejes de pedir ayuda a tus seres queridos, para que te incluyan en actividades de convivencia!

9. Trata de crear un espacio personal saludable  Deborah Serani nos recuerda que, “… se trata de crear un espacio que te nutra de cosas buenas, que te revitalice, tanto la mente, cuerpo y espíritu” Ella nos sugiere, por ejemplo, abrir las persianas para dejar entrar la luz natural del sol. Así de sencillo. Prender velas aromáticas o algún tipo de aparato de aromaterapia: las esencias funcionan maravillosamente para el estado de ánimo: reducen el estrés, te ayudan a lograr un sueño reparador y pueden incrementar tu capacidad natural inmunitaria. Los aromas cítricos o de lavanda han demostrado ser efectivos en tratamientos de depresión.

Estos aromas puedes usarlos tanto en aceites, velas o incienso. Ella en especial usa lavanda, lilas, vainilla y mango, pero tú puedes escoger lo que más te guste, lo que te motive. Si eres sensible a las fragancias, usa aceites, flores naturales o frutos secos, cualquier cosa es buena para estimular tu sentido del olfato.

La música es otro elemento sanador bastante efectivo, así como ayudarte de ella para meditar, usar la imaginación guiada, practicar yoga incluso ordenar tu hogar o remodelarlo. La música puede ser suficiente para cambiar tu estado de ánimo. ¡Pruébalo!

Por último, Serani hace hincapié en potenciar tus virtudes y recuperar tu estado natural de salud.

En sus palabras: “Aprende acerca de tu propia biología a través de tu biografía: ¿Qué tanto sabes de ti? Sigue al pie de la letra tu tratamiento psiquiátrico y psicológico, crea tu propio espacio saludable y no permitas que nada ni nadie minimice tus necesidades de salud mental. Deja ya de luchar contra tu enfermedad, aprende de todo esto que te está sucediendo: confía en tus instintos y habilidades.

Una vez que logres estabilidad, lo que va a suceder es que serás capaz de ayudar a otros en base a tu experiencia y compartiendo la manera como saliste adelante.  Y si alguna vez la ignorancia o el estigma se presentan ante ti en forma de persona o circunstancia, disípala mediante tus conocimientos de ti mismo.

Afirma: ¡Confío en mi infinita e impresionante capacidad de recuperación!

16 Ene

Perfeccionismo: Aprende a equivocarte!

perfeccionismoHay muchas maneras de vivir la vida. Generalmente, vivimos el día a día tomando decisiones o se presentan ante nosotros eventos que ponen a prueba nuestras fortalezas.

Para la mayoría de las personas, enfrentarse a la vida significa sentir miedo. La realidad es que los miedos esconden algunas emociones a las que no se tiene acceso fácilmente y en ocasiones salen disfrazados de fantasías.

Una de las actitudes más comunes ante el miedo es: EL PERFECCIONISMO.

Tú crees que siempre debes intentar ser perfecto.  Y cuando fracasas o no alcanzas tus objetivos te criticas sin piedad y te dices  casi siempre “¡no soy tan bueno como debería ser!”.

En tu cabeza tienes bien instalada la creencia de que tienes que impresionar a todo el mundo con tus talentos o con tus logros para que te aprecien y acepten. Crees también que tus amigos o colegas no te respetaran si descubren que tienes algún defecto o eres vulnerable. Siempre que alguien te critica o desaprueba te pones a la defensiva y te sientes amenazado.

Lo cierto es que, cuando te vuelves adicto a los logros, estas basando tu autoestima en tu inteligencia, en tu talento, en tus logros o en tu productividad… y esto al final puede volverse contra ti.

TOMANDO DECISIONES

Cuando una persona toma una decisión no significa que tiene claro el resultado…  Generalmente, tomar una decisión significa que vas a apostar, que vas a confiar en tu intuición, en tu experiencia, y que estás desarrollando tu tolerancia a la duda.
Las diferentes opciones o alternativas que se nos presentan pueden tener ventajas, inconvenientes, y aspectos inciertos o desconocidos. Tomar una decisión frente a dos o más opciones, no implica despejar todas las incógnitas e inconvenientes.

Cuando finalmente nos decidimos por una estamos pasando del análisis a la acción, estamos renunciando a una cosa para hacer de la otra una realidad. Decidir es apostar por una opción, llevarla a efecto, ejecutarla, a pesar de que reaparezca alguna duda o se manifieste algún inconveniente.

¿Y DESPUES?

Un minuto después de tomar una decisión, tenemos las mismas dudas que un minuto antes de hacerlo. La gran diferencia es que ahora estamos comprometidos –ahí está el asunto, en responsabilizarse- en un programa de acción: desactivar una opción, activar y materializar otra.

Una de las cosas más difíciles de aprender es aprender a equivocarse. No me refiero al hecho en sí de fallar, de cometer un error, que eso es muy fácil. Hablo de equivocarse y no venirse abajo, de saber reconocer un error sin sentirse humillado.

“La calidad humana no está en no fallar, sino en saber reponerse de esos errores.”

Una persona perfeccionista, generalmente posterga sus decisiones hasta encontrar el momento perfecto, la solución perfecta, el planteamiento perfecto… Incluso evita hacer algunas cosas, porque piensan: “¡no es posible que yo consiga algo así… de manera tan impecable… no me la creo!”.

¿COMO HAGO?

Aprende a mirar la imagen completa, en lugar de cada detalle. Si te centras en hacer todo perfecto y no avanzas, eso no te dará ningún beneficio. En cambio, si te concentras en el resultado final, poco a poco, podrás ir dejando de lado el perfeccionismo, para valorar el trabajo final.

El perfeccionismo puede obstruir la capacidad natural que tiene una persona para completar un objetivo o una meta, debido a que se van formando altos estándares de calidad y/o estos son muy estrictos.

Cuando sientas que no eres capaz de controlar al 100% una situación, detente y piensa que justamente el valor de las cosas se basa en INTENTAR hacerlas, probar, experimentar y CONOCERTE más a ti mismo.

Arriesgarse es un privilegio de las personas con autoestima saludable. Tomar al “toro por los cuernos” implica mucha seguridad en nosotras mismas y una buena dosis de adrenalina, ya que lo que viene después será una aventura que tenemos que vivir y aprovechar al 100%!!

No es fácil, pero cada día, cada experiencia, cada decisión nos da la oportunidad de practicar y la práctica hace al maestro.

Amar lo que haces, sin sufrir mientras lo haces… ¡esa es la clave!

12 Dic

6 cosas que hay que DEJAR de hacer para ser FELIZ

 

Cada semana puede iniciar de la manera que elijas.

Si hoy te levantaste dispuesto a SER FELIZ, estas son 6 cosas que puedes DEJAR DE HACER para lograrlo:

1.- Deja de preocuparte de la opinión de otros

Lo que otras personas piensen y digan acerca de ti, en realidad, es algo no puedes controlar. Lo que en realidad se NOTA es, lo que tú opinas y sientes acerca de ti mismo. Analiza: ¿bajo la influencia de quien estás actuando?  ¿bajo los términos de quien dejas de hacer o haces ciertas cosas?  Tal vez muchos de los patrones que sigues, no los has analizado hace tiempo… o pertenecen a alguien más!

2.- Deja de cargar con los deseos de otros 

Siempre que iniciamos un nuevo proyecto, tenemos detrás de nosotros personas -incluso las que más nos quieren, que siempre están frenándonos con palabras desalentadoras. No es que tengan malas intenciones, es sólo que no pueden ver lo que implica para ti lograr esa meta, y piensan que no vale la pena el esfuerzo. Van a tratar de protegerte de un fracaso, pues ellos son los que realmente se sentirán fatales si fallas. Steve Jobs dijo una vez: “tenemos el tiempo contado, así que no lo desperdicies tratando de vivir la vida de alguien más”

3.- Deja de preocuparte de lo que otros tienen

Cuando te sorprendas comparándote con otros: compañeros de trabajo, vecinos, amigos, o alguien famoso… ¡DETENTE! Todos somos diferentes. La mayoría pensamos “voy a ser feliz cuando sea como ella… o cuando tenga las cosas que tiene él…”, sin darnos cuenta que podemos tener nuestras propias metas y disfrutar el camino que nos lleve a lograrlas. Siempre “parece más verde el patio del vecino de al lado pero pocas veces sabemos reconocer el verdor de nuestro propio jardín”

4.- Deja de preocuparte de tener siempre la razón

Todos avanzamos a nuestro propio ritmo. Hay infinidad de cosas ‘buenas’ y ‘malas’ pero todo es relativo. Lo que puede estar mal para ti, probablemente sea bueno para otra persona. La gente necesita vivir su vida a su manera y de la manera que este BIEN para ella.

Cuando sientas la necesidad de tener la razón… detente un momento y trata de calmar tu mente. Ábrete a nuevas ideas y opiniones. No te concentres únicamente en lo que otros hacen si no en las razones que pudieran tener para hacerlo.

5.- Deja de preocuparte por cometer errores

Los errores son humanos y te enseñan lecciones invaluables. El más grande error que mucha gente comete es: dejar de hacer cosas por temor a equivocarse. ¡Tienen demasiado miedo de fallar! Toma lo que la vida te ofrezca, porque como dicen “el mismo tren no pasa dos veces”, y recuerda: si no haces nada, nada sucederá, y probablemente estarás parado en el mismo punto toda tu vida.

6.- Deja de preocuparte por lo que no puedes controlar

Algunas cosas están fuera de nuestro control y hay que aceptarlo. Lo mejor que puedes hacer para compensar aquello que no puedes controlar, es utilizar una buena ACTITUD. Escoge mirar las circunstancias externas con positivismo y trata de sacarles provecho. Piensa: ¿Qué puedo hacer, que si está en mis manos para avanzar? No podemos cambiar un suceso en sí, pero si podemos elegir de que manera reaccionamos ante él.

Si cada día te despiertas pensando “algo extraordinario sucederá hoy en mi vida” y además prestas especial atención a los detalles… SIEMPRE encontrarás algo que te hará corroborar lo dicho.

El cómo dirijas tu vida cada día es una elección que SI está en tus manos!

ELIGE BIEN.