11 Dic

Cuando todo mundo está embarazado… menos tú

jardininteriorregar

Tal parece que cuando tomas la decisión de buscar un bebe, todo mundo alrededor comienza a dar la noticia de que ya está embarazada y comienzas a ver bebés por todos lados… ¿es este tu caso?
Sabemos cómo te sientes, por eso hemos hecho una lista de cosas que pueden ayudarte a lidiar con esta situación.

1.- Trata de no sentir LASTIMA por ti misma. Y si este sentimiento te invade, no dejes que te sobrepase. Dedica cierto tiempo a la semana para sentirte triste, para llorar, para enojarte, escribir en tú diario, rezar, etc. y pon un ALTO. Trata de hacer lo mismo una y otra vez, como una especie de rutina, hasta que logres embarazarte. Este tipo de ejercicios es una manera de “darte permiso” para sentir toda clase de sentimientos que acompañan a estos momentos tan difíciles pero poniendo ciertos límites. A esto se le llama: autocontrol.

2.-Trata en la medida de lo posible de NO COMPARARTE. Embarazarte no debería ser una competencia, sino un proceso individual e íntimo. En realidad, nunca sabemos cómo es o como ha sido el proceso de las demás personas, ni tampoco conocemos realmente su historia personal. Dejar de compararte te ayudará también a sentirte más positiva durante el proceso.

3.-IGNORA los comentarios dolorosos. Es muy importante que durante este tiempo seas asertiva y aprendas a comunicar tus sentimientos. Cuando alguien comience a hablar de cómo “fulana de tal se embarazó muy fácilmente” cambia el tema, dile a esa persona que esto no te ayuda en nada y aún mejor coméntale como te sientes. Si nunca le haces saber a esa persona o personas lo que te lastima, ellas seguirán haciendo lo mismo una y otra vez, pues piensan que te están ayudando con estos comentarios.

4.-Si no quieres ir a ese BABY SHOWER… ¡no vayas! No te sientas culpable, ni mala persona por no ir. Si en el fondo sientes que te hará más mal que bien, simplemente dilo y envía un regalo en su lugar. Siempre es peor que estando enfrente de todas esas mujeres de pronto rompas a llorar, a simplemente declinar la invitación. Entre tu bienestar y el de otros… elige siempre el tuyo.

5.-¿Siempre están HABLANDO de bebés? Esto puede volvernos locas. Comunica a tus amigas que deseas también hablar de otros temas o mejor aún trata de pensar en 4 o 5 temas de conversación para desviar la plática. Al final, se trata de que todas lo pasen bien cuando están juntas, ¿cierto?

6.-Crea un GRUPO de apoyo. A veces sentimos que somos las únicas mujeres en el mundo tratando de embarazarnos o que somos las únicas que todavía no somos madres. Te sorprenderá saber que hay muchísimas mujeres como tú, atravesando la misma situación (o a veces peores). Unirte a un grupo de mujeres similares a ti te ayudará a sentirte comprendida, a elevar tus niveles de optimismo y a no sentirte sola. Trata de que no sea solo un grupo donde todas se quejan o quieren un hombro para llorar, sino un grupo donde fluyan las ideas, los consejos, las platicas animadas y positivas, un grupo donde se hable de las diferentes técnicas de reproducción asistida e incluso que conozcan varios especialistas. Hablar el mismo idioma es algo invaluable.

7.-Y finalmente puedes pensar: antes de quedar embarazada puedo HACER todo aquello que tengo ganas desde hace mucho tiempo!! Recuerda que una vez que nazca tu hijo, ya no tendrás tiempo ni ganas de hacer otras cosas que no sea atenderlo y estar con él. Así que da rienda suelta a todos esos proyectos que tienes pendientes: tomar unas vacaciones, subirte a un crucero, aprender un nuevo idioma, aprender a cocinar, salir de fiesta y todo lo que tengas en mente y que una vez embarazada ya no te recrimines por no haberlo hecho. ¡Ahora es cuando!

Y recuerda: estás haciendo lo mejor que puedes. Algún día dirás: “FUE DIFICIL… PERO LO LOGRE!!”

16 Nov

El lado emocional de la Fertilidad


El camino de la fertilidad es un gran reto para quien nos ha tocado andarlo.

Lo cierto es, que las mujeres que hemos andado este camino hemos activado muchos mecanismos que, de otra manera, no hubiéramos siquiera imaginado que éramos capaces de llevar a cabo.

Lo que para muchas personas es lo “normal”: casarte—>tener hijos para muchas de nosotras ha implicado una gran cuesta arriba, un sube y baja de emociones, una lucha diaria, pero sobre todo un “algo” que nos impide avanzar de manera natural por la vida.

Socialmente, el proyecto de vida implica muchos “debería”: estudiar, trabajar, casarse, tener un hijo, luego dos o tres, ser buena ama de casa, buena hija, hermana, amiga… pero cuando este proyecto se ve interrumpido porque uno de los ingredientes aún no llega, comienza la acción.

Las preguntas de la gente (que muchas veces suenan a obligación) el hecho de que a nuestro alrededor otras mujeres cercanas a nosotros lo estén logrando “fácilmente”, el reloj biológico que no deja de avanzar, la necesidad de amar, proteger y guiar a otro ser humano, representan enormes recordatorios diarios de que debemos lograrlo: TENER UN HIJO.

En mi camino personal debo decir que también he experimentado emociones de todo tipo. ¿Qué me dirían las monjas de mi colegio si supieran que he sentido envidia, celos, rabia e incluso que he renegado de Dios?

Tener un hijo, dicho por muchos especialistas es una necesidad casi instintiva, biológica y mayormente social. Mi cuerpo está listo, mi mente lo desea y al mismo tiempo quiero conocer ese espacio del corazón que todos dicen que solo un hijo hace posible que exista.

¿Pero sabes lo que nos duele a las mujeres que luchamos por nuestra fertilidad?

Nos duelen los baby Shower, los bautizos, pasar enfrente de un kínder, los pasillos del súper repletos de pañales y biberones, los comerciales de gerber, las preguntas “¿y tú para cuando?”, las películas, los post de facebook que anuncian un nuevo embarazo, las miles y miles de carriolas en los centros comerciales, incluso ver mis propias fotos cuando era bebé y mi madre me llevaba en brazos…

El Programa Integral de Fertilidad

Pero siempre hay una recompensa. Después de mucho leer, entrar en foros, preguntar a mi médico, etc. encontré lo que parecía ser la luz al final del túnel: un espacio para analizar mis bloqueos emocionales. Ese libro de Niravi Payne “Mente sana embarazo seguro” parecía que manos mágicas lo habían puesto frente a mí. ¡Y que hablaba de mi! Era impresionante leer casos de mujeres que podían ser yo o que en algún capitulo de sus vidas se parecían tanto a mi… No era casualidad. Estudiar, entender y aplicar en mí misma todo este cúmulo de conocimientos iba a convertirse en mi puerta de acceso a ese hijo que tanto anhelaba.

Me di cuenta como la educación que mi abuela había inculcado en mi madre y mi madre posteriormente en mí influía. Como los progresos sociales –como el hecho de incluir a las mujeres en la vida laboral- había sido determinante. Como la relación con mi madre y con mi padre me habían hecho ver el mundo de cierta manera. Pero sobre todo, los miedos: el miedo a las relaciones sexuales plenas, el miedo a no ser una buena madre, el miedo a no estar cien por ciento preparada, el miedo a la cuestión económica, el miedo a perder mi libertad, el miedo a tener que dejar de trabajar… tantos y tantos miedos que, sin saberlo, estaban condicionando a mi cuerpo a concebir un hijo.

Pero al final pienso ¡qué bueno que los descubrí! Qué bueno que finalmente algo o alguien hizo “toc toc” en mi cabeza y me obligó a voltear hacia dentro y decir “¡aquí estoy, soy tu bloqueo, elimíname!” A pesar de todos esos momentos de llanto (no siempre atraviesas este camino sin compadecerte un poco de ti misma) a pesar de esos momentos de rabia, de tristeza, el trabajo emocional finalmente logra en ti un estado de sosiego que de otra manera no eres capaz de lograr.

La paz interior.    Esa sensación de estar haciendo algo por tu sueño.

Eso es el Programa Integral de Fertilidad.

Te invito a conocerlo, y en el camino, a conocerte.

18 Jun

Lo que NO debemos decir a quienes luchan contra la infertilidad

673x6731245782170_flatolabia1
Es muy comun que nos topemos con personas que luchan contra la infertilidad, o que nos enteremos de que una buena amiga o familiar esta atravesando por esta etapa. Nosotras mismas, a veces, no queremos tocar el tema por que ya sabemos con que clase de comentarios nos vamos a topar.  El saber que alguien mas esta atravesando por un mal momento, no es precisamente algo que deseariamos oir pero siempre podemos estar preparados para saber como actuar; siempre hay que procurar que prevalezca la sensatez y la prudencia.

Mindy Berkson (@infertilityhope) nos comparte este articulo; en él podremos vernos reflejados pero al mismo tiempo nos sugiere la forma correcta de reaccionar ante estas situaciones tan comunes:

¿Ya has probado una IA, una FIV, ICSI, acupuntura, etc.?

“Nuestro principal instinto es: querer arreglar las cosas.  Pero lo más importante siempre será escuchar.” Nos explica  Barbara Collura, directora ejecutiva de Resolve, de la  Asociación Nacional de Infertilidad.  Y lo que si podemos decir es: “Siempre que quieras platicar, aquí estaré”.  Y si lo analizamos, así es, lo que más buscamos cuando estamos atravesando esta lucha  es que alguien nos comprenda y nos escuche en silencio.  Cada caso de infertilidad es único, así que los consejos, difícilmente ayudan. Lo que más importa es saber que siempre podremos contar con alguien que este ahí para escuchar.

“Tu relájate y verás que pronto te embarazas.”

“Hay tantos mitos acerca de la fertilidad,” nos comparte Kristin Foristall de 34 años, quien tuvo a su hija mediante la técnica FIV, “Yo misma trate con relajación, deje de tomar café, hice meditación, yoga, hice de todo!!  Discúlpenme, pero en realidad lo que resolvió mi problema fue intentar con un método científico!!  “De hecho, se han publicado infinidad de estudios que aseguran que el estrés no compromete la fertilidad de una mujer.  La verdad es que comentarios de este tipo,  lo único que logran es minimizar la situación, es como decirle  la persona “vamos, no es tan grave tu problema”.

“Se que te vas a molestar pero… debo anunciarte que estoy embarazada.”

Si vamos a compartir nuestros anuncios de embarazo con amigas, vecinas, familiares, etc. vamos a hacerlo con tacto, pero nunca  hay que asumir como se va a sentir la otra persona.  A la mayoría de las mujeres nos gusta saber que alguien más está embarazada y no precisamente nos gusta ser las ultimas en saberlo. Peggy Strickler de 39 años, quien durante 7 años lucho contra la infertilidad para finalmente dar a luz a su hijo, nos comparte: “Hay una mezcla de sentimientos cuando nos enteramos de otro embarazo, claro está, pero si se trata de una persona que estimamos,  la felicidad es uno de los sentimientos que prevalecen por encima de todos los demás.”

De ahora en adelante, se vale pensar las respuestas y reacciones que tenemos ante situaciones como estas.

Recuerda: La fertilidad es el inicio un camino, no es el final.

La actitud con la que caminamos este sendero que la vida nos presenta implica madurez, reflexion, consciencia pero sobre todo perspectiva… Las personas que nos rodean generalmente son el reflejo de nosotros mismos. Asi que hay que poner mucha atencion en lo que damos, porque en esa misma medida vamos a recibir.

¡Que tengas una excelente semana!

31 May

Abortos espontáneos ¿Por qué no he podido llevar mi embarazo a término?

embarazada con manos
Por fin llego el tan esperado resultado de laboratorio que te dice “¡ESTAS EMBARAZADA!”

Pero para las mujeres que sufren o ya han sufrido abortos espontáneos, la pérdida de su bebe se transforma en un dolor muy grande, intenso, una profunda angustia y el inicio de un largo duelo que les impide disfrutar de tan esperado resultado.

Te invito esta vez a explorar todos los temas de carácter emocional que puedan estar bloqueando tu capacidad de concluir tu embarazo –desde conflictos de la infancia hasta una posible ambivalencia frente al tema de la maternidad-.

En estos casos, podemos estar hablando de sentimientos ambivalentes hacia tu madre, sentimientos negativos hacia ti misma, tu pareja o alguna figura importante en tu vida, o negativismo hacia es estilo de vida que llevas ahora, lo que este provocando que estas emociones se proyecten directamente en el feto y no se logre concluir la gestación.
El feto puede recibir mensajes que provoquen que sea rechazado por tu cuerpo, pero con la ayuda de una psicoterapia bien guiada que analice tus conflictos emocionales, puedes lograr que el feto sea retenido y llevado adecuadamente hasta su nacimiento.

Recuerda: no se trata de echarle la culpa a alguien más o a algún acontecimiento en particular, -aunque esto sea casi instintivo cuando hemos vivido la inmensa tristeza de una pérdida- porque esto solo trae más dolor a tu vida y le restas energía y concentración a tu proceso. Se trata de analizar sucesos de tu vida, sanar y liberarte de todos esos sentimientos negativos que te impiden avanzar en el proceso natural dar vida a otro ser.

El terapeuta R.L. Vanderbergh encontró, en un estudio longitudinal con varias pacientes que habían tenido abortos espontáneos, resultados similares en cuanto a la incapacidad que tenían de expresar su ira. Lo que las ayudo a sanar y retener a su bebe con ellas fue que aprendieron a expresar su enojo de forma directa en lugar de retenerlo en su cuerpo y proyectarlo en el feto que crecía en su vientre. Esto le permitió a Vanderbergh concluir que el estado emocional puede determinar la receptividad en la concepción y el hecho de que se implante o no el embrión y que el feto sea retenido y llevado a término.

Un sistema sofisticado de comunicaciones

De acuerdo a numerosas investigaciones, el cuerpo de la mujer embarazada es un complejo sistema de comunicaciones: el feto es una fuente de continuos mensajes a los que la madre responde con sutiles respuestas psicobiológicas. Y al revés: la madre influida por las cambiantes situaciones de su vida envía mensajes al feto, los cuales pueden influir en su retención o en su rechazo.
Finalmente, la influencia que un embarazo provoca en una mujer va más allá de lo que a simple vista podemos observar: desde los cambios fisiológicos y hormonales que se presentan desde el momento mismo de la concepción, hasta la unión emocional que la madre tiene con su hijo. Incluso se han hecho estudios donde el nivel de dolor de madres que perdieron a su bebe a los pocos meses de gestación como aquellas que lo perdieron al nacer son muy similares, por el simple hecho de que, el saberse embarazada, ya se genera de por sí en cada mujer, una sensación de unión física y emocional y el sentimiento maternal se produce –en realidad- con mayor intensidad al principio del embarazo.

Que importante es SENTIR la perdida de tu bebe.

Muchas mujeres se centran tanto en evadir el dolor que les ha provocado la pérdida de su bebe, que esto les impide darse cuenta que en algún momento este dolor surgirá, consciente o inconscientemente. En realidad, de lo que se trata es de recuperarse y sanar, para poder dar paso a un nuevo bebé.
Angustia, tensión, miedo, estado elevado de nerviosismo, enojo, resentimiento, tristeza, sensación de vacío, confusión, culpa, vergüenza o bien… una “anestesia interior” como aquel que afirma que “no siente nada de nada”. ¿Te son familiares estos sentimientos?
¿Tú crees que todas estas sensaciones son benéficas para tu cuerpo y tu espíritu? Para lo único que nos sirven estas emociones es para expresarlas, vivirlas, compartirlas y utilizarlas para cerrar ciclos y comenzar a sentirnos por fin… LIBERADAS.
Las perdidas por abortos espontáneos tienen su importancia y como tal deben ser tratadas. El no sentirse con ánimos de asistir a “baby showers”, bautizos o cualquier actividad que implique agasajar a una nueva mamá, no implica que seas egoísta o estés amargada; simplemente se trata de respetarte y cuidarte emocionalmente poniendo tierra de por medio entre tu proceso de duelo y la exposición al dolor.

También es importante reconocer que no estaremos así toda la vida, simplemente se trata de que, por el momento, estamos elaborando todos los sentimientos que me hacen sentir miedo y ante los cuales en lugar de rendirme, lo estoy enfrentando. Posteriormente, será necesario volver a la vida normal, pero con la seguridad que lo hare totalmente fortalecida y segura que he cerrado ya un ciclo más en mi vida.

El dolor no es algo de lo que se pueda escapar fácilmente. Y tampoco la culpa. La mayoría de las mujeres que han vivido un aborto espontáneo constantemente sienten que “algo que ellas hicieron” provoco la pérdida de su bebe: “hice demasiado quehacer, levante una caja muy pesada, camine mucho, baile mucho en la boda de mi amiga, etc.”. Generalmente estas mujeres buscan una explicación coherente del porque no pudieron llevar a término su embarazo. Y la buscan de manera desesperada.

Otro esquema repetitivo en mujeres que han perdido a sus bebes a las pocas semanas de gestación es la falta de un lazo emocional entre ellas y el feto. Muchas veces, el temor de que sea un bebe sano, sin defectos o enfermedades, puede alejarnos emocionalmente de él y por consiguiente el distanciamiento puede volverse también físico. ¿Cuántas veces no han venido a tu cabeza pensamientos como “no quiero ni pensar que estoy embarazada sino hasta saber que el bebe viene sano”? Todo esto te impide involucrarte emocionalmente con el feto y por consiguiente tu cuerpo puede rechazarlo físicamente.

Nada se compara con la decisión de tomar conciencia de que se lleva una nueva vida en el vientre y vivirlo sin reservas de la manera más sobrecogedora y maravillosa que seamos capaces.

soltar-emociones

Liberarnos de sentimientos negativos es importante porque estos sentimientos permanecen en nuestra memoria psicofísica y pueden ser lo suficientemente poderosos para generar problemas de fertilidad en un futuro.
El dolor NO resuelto de un aborto previo impide a la mayoría de las mujeres experimentar alegría durante posteriores embarazos.
Como ya publique anteriormente, llevar a cabo una ceremonia de duelo por la pérdida de tu bebe, abre nuevos caminos para la llegada de tu hijo.

Una oración que una madre hizo por el hijo que perdió fue:

“Prosigue tu viaje hijo mío, quizás me esperes en algún lado hasta que yo sea más fuerte. Quizás la próxima vez que llegues a nacer ya no tendré que conformarme con tener solo un muñeco entre mis brazos. Dios te acompañe en tu viaje. Deseo que esta liberación genere un espacio dentro de mí para volver a concebir. Amén.”

Enfrenta tu dolor de forma directa y serás capaz de ver finalmente a los ojos tu propia sanación.

Te deseo buena suerte en este viaje que estás a punto de comenzar…

19 May

Fertilidad: Explora tus actitudes ante el embarazo y el parto

Unknown
¿Has pensado cuales son tus actitudes ante el embarazo y el parto y como pueden estar influyendo en tu capacidad de concebir?

Estimular los pensamientos, sentimientos y enfoques que tienes ante el tema del embarazo y el parto te ayudara a descubrir:  ¿De donde vienen estas actitudes, desde cuando las tengo?

Lo que el Programa Integral de Fertilidad pretende es que te comprometas activamente con tu proceso de sanacion, identificando y liberando emociones y actitudes reprimidas que podrian estar inhibiendo tu capacidad natural de concebir.
Es importante que, al hacer cualquiera de los ejercicios que Niravi Payne nos sugiere en su programa, nos sintamos seguras y podamos explayarnos todo lo que necesitemos; así mismo, es importante sentirnos en un ambiente donde no exista la mas minima interrupcion ni el mas minimo temor de ser juzgada, ya que todos estos ejercicios te ayudaran a descubrir tus reacciones emocionales frente a experiencias de las cuales puede ser que estés consciente… o no.

Todo lo que hagas de ahora en adelante te ayudara a enfrentar todos esos “demonios” que todas traemos dentro. Lo mas reconfortante es saber que, a medida que vayamos enfrentandolas, poco a poco comienzan a perder su poder y nos sentimos mas capaces de manejarlos y eliminarlos.

“Te recuerdo que tu puedes abrir un espacio dentro de ti para las nuevas experiencias, un lugar donde te sientas abierta, positiva, y merecedora de todo el amor que te rodea.”

PREGUNTAS Y RESPUESTAS
Trata de llevar un registro de este importante proceso. Buscate una bonita libreta que te acompañe durante todo el programa o algunas hojas blancas que puedas ir incorporando a una carpeta especial.

Trata de responder estas preguntas:
1.-¿Que cosas escuchabas en tu infancia acerca del embarazo y el parto?
2.- ¿Que te conto tu madre sobre su experiencia personal de concebir, de llevar su embarazo, de dar a luz, tanto contigo como con tus hermanos y hermanas?
3.- ¿Que oiste decir sobre tu nacimiento?
4.- ¿Que hacia tu madre cuando estaba embarazada? ¿Trabajaba, que edad tenia, disfrutaba de su vida, vivia tensionada?
5.- En todo caso… ¿tu madre ha hablado contigo acerca de todos estos momentos y sentimientos que tenia en aquella epoca?
6.- Tu madre en algun momento… ¿se sintio presionada por la idea de tener hijos?
7.- Tu misma: ¿Sientes la presion de traer al mundo un hijo? ¿Como te sientes ante la idea de concebir, embarazarte, dar a luz?
8.- Tu misma: ¿Te preocupa quedar embarazada? De todo lo que te decian respecto al embarazo y parto… ¿Que ideas se quedaron en tu cabeza, positivas y negativas?

Ahora que has indagado en estos puntos, es de vital importancia que HABLES Y EXPRESES respecto a como te sientes al contestar estas preguntas… Que recuerdos vinieron a tu mente, y sobre todo…

¿QUE HAS DESCUBIERTO?

¡Me encantaria escucharte!

Comparte con nosotras en el blog o escríbeme: pamela.castillo.huerta@gmail.com