01 Jun

Como estar positiva durante un tratamiento de fertilidad

Portrait of a beautiful woman doing breath exercises with an autumn unfocused background
Esta es la pregunta #1 en mi correo electrónico, en mi consulta privada y aún en conversaciones informales, todas nos preguntamos: ¿Cómo puedo estar positiva ante algo tan incierto?

Lo que la mayoría de las mujeres que atraviesan por un tratamiento de fertilidad siente, es que es casi imposible sentirse tranquila y en paz cuando una avalancha de emociones y de hormonas está delante de nosotras.

Los sentimientos que predominan son: incertidumbre, miedo, inseguridad, enojo, tristeza, envidia…  A muchas nos pasa que despertamos en medio de la noche tratando de vislumbrar el futuro, tratando de imaginarnos el mejor y también el peor de los escenarios. Nos desespera que el tiempo pase tan lento. Muchas veces nos “clavamos” tanto en todo lo negativo, que nos cuesta trabajo salir de ahí. Al final, cuando el sueño nos vence, es porque pensamos  que tenemos poco o ningún control sobre lo que sucederá y nos sentimos rendidas, derrotadas.

Entonces nos preguntamos ¿Cómo puedo liberarme de tantos y tantos pensamientos negativos? ¿Cómo puedo cortar esa cadena de ideas, sentimientos y emociones que se convierten en una gran bola de nieve y que solo hacen que me sienta peor cada vez? Y es que con el paso de los días, acabamos creyendo que todo lo malo ¡en realidad va a suceder!

Lo que necesitamos hacer URGENTEMENTE es decirle a nuestro cerebro: ¡DETENTE! ¡ALTO! ¡PARA! ¡Todo esto NO TE SIRVE!

¿Paso siguiente?

Además de aprender a detener estos pensamientos, es importante comenzar a practicar algo que se llama “autoanalisis”.  Aprender a hacerlo no es otra cosa más que reconocer que me estoy yendo en picada y recuperar el control, analizar la situación y darme cuenta que puedo mejorarla.

*Recuerda que la paz interior y el optimismo existen dentro de ti, entonces lo único que debes hacer es RECUPERARLOS.*

A continuación, una serie de pasos sencillos para estar más positivas:

1. Reconoce y define exactamente a que le tienes miedo. ¿Sabes con precisión que es lo que te causa tanto miedo? ¿Acaso temes a lo desconocido, a tus probabilidades de fallar, a lo que dirán los demás?  Algo que va a ayudarte mucho a identificarlo claramente es ESCRIBIRLO.  Ve a la raíz de tus miedos y escúchate.  Enfrentar tu miedo no siempre es fácil pero date cuenta que es el inicio de un proceso que te dará tranquilidad.

2. Trata de pensar en el peor de los escenarios. Piensa por un momento: si eso a lo que le tienes tanto miedo llega a suceder… ¿qué pasaría? A veces, pensar o imaginar que realmente sucede, ¡puede ser muy liberador!  Tomate el tiempo necesario para hacerte una imagen mental de todo lo que puede suceder, como se verá, que conversaciones tendrás contigo misma y con los demás, como vivirás, como actuarás, etc.  y  como, a pesar de todo esto: ¡vas a estar bien!

OJO-à no se trata de aceptar pasivamente que algo malo sucederá, (ni que renuncies a tus sueños) se trata de tomar la situación en tus manos y darle a ese “miedo” una forma, un color, una cara, de tal manera que puedas enfrentarlo mejor… y liberarte.  Porque una vez que lo dejas a un lado, puedes re-enfocarte en tu vida,  y como ya estás liberada del miedo, actúas con libertad y de una manera más positiva.

3. Agradece. La sensación de bienestar es instantánea… ¡Te lo aseguro! Si comienzas el
día agradeciendo por todo lo que tienes y también por todo lo malo que NO tienes, se dibujará en tu cara inmediatamente una gran sonrisa. Agradece por todas las personas y cosas que te han permitido estar aquí y ahora cumpliendo tus objetivos.  También puedes agradecer por todo lo que tienes y que te hace especial y diferente a los demás.  El agradecimiento tiene ese poder sanador que abre tu corazón a todo lo bueno que la vida tiene que darte. Tal vez no suceda instantáneamente pero agradecer hace que te enfoques en tus bendiciones y como dicen que “todo en lo que pones tu atención tiende a crecer” pues entonces comienzas a atraer solo cosas buenas y a hacer crecer las que ya tienes.

4. Comparte con un ser querido. Buscar y encontrar a esa persona que sea tu soporte emocional durante el proceso, se convertirá en una verdadera bendición.  Muchas veces, por tenerlo cerca físicamente, nuestra pareja se convierte en esta persona, pero sirve de mucho equilibrar la carga emocional y encontrar a una buena amiga o a un pariente amoroso que también asuma este papel.

5. Medita. Respira. Enfócate en el momento presente. ¡Qué difícil es simplemente DETENERNOS a disfrutar el momento! ¿Qué pasaría si diariamente te esforzaras por tener 10 minutos de paz, tranquilidad y silencio interno?  Puedes lograrlo escuchando una melodía relajante, poniendo atención a tu respiración, ordenando tus pensamientos y dándote ánimos a ti misma… Se trata de sentir cada momento como nunca antes lo has hecho.  OJO: NO trates de detener tus pensamientos, solo trata de ordenarlos y cuando aparezca toda esa maraña de ideas negativas puedes decirte a ti misma: “no me sirve pensar así, en su lugar elijo conscientemente pensar de manera positiva.”

Recuerda: NADIE MÁS LO HARÁ POR TI.

La luz que te guía y que te reconforta viene desde dentro. Solo es cuestión de poner en práctica todo lo que te ayude a lograr tus metas.

Si sigues haciendo las mismas cosas, obtendrás los mismos resultados. Si DE VERDAD deseas lograr algo diferente… ¡CAMBIA!

19 Dic

Como mantener la calma en esas 2 semanas de espera

Yo puedo
Listo.

Ha concluido el tratamiento.

Ya quedaron atrás días enteros de inyecciones, análisis de sangre, visitas al médico.

Ahora, a esperar… pero… ¡A quien no se le han hecho eternos estos días de espera! Realmente no hay una receta para sobrellevarlo, pero si quiero compartir contigo algunos consejos de cómo hacerlos más llevaderos y ligeros.

Trata de pensar positivamente
Casi todas nos torturamos pensando lo peor. Pero la realidad es que esto ¡NO nos hace NINGÚN bien! También tendemos a pensar “es ahora o nunca” cuando la realidad es que nada en esta vida es permanente. Es un hecho que deseas este embarazo como nada en el mundo, pero trata de pensar que si no lo logras, de ninguna manera es el final. La mejor manera de pensar positivamente es recordarte con frecuencia que ¡siempre habrá otra oportunidad!

Acepta que lo hecho, hecho está.
Trata de no poner en manos de la “suerte” o de “la voluntad de Dios” el resultado de este intento por quedar embarazada, ya que esto solo genera más ansiedad a la que de por sí ya traes encima. Científicamente, lo que ha hecho tu medico, está hecho ya. Si bien es cierto que hay muchas maneras de “ayudar” a tu cuerpo a retener ese embrión y a que se desarrolle hasta el final, el resultado positivo de una prueba no puede ser cambiado “mágicamente”. Si estás embarazada, lo estás. Si no, no lo estás. Así de sencillo. Aceptar este hecho puede traer mucha paz a tu mente para seguir adelante y aceptar lo que venga.

Trata de detener esos pensamientos obsesivos
Es cierto. A veces lo pensamientos se vienen en avalancha y no hay quien los detenga. Basta con un detonador (ver a una mujer embarazada o un bebé en la televisión) y comienza todo. Trata de darte cuenta y detén el proceso. Di “ALTO” y trata de pasar a otra cosa. No permitas que todo en tu vida gire alrededor de: “embarazo, concepción, ovulos, maternidad, etc.”. Respira hondo y ten a la mano algo con que distraerte. El hecho de que no hables de ello no va a quitarte de la cabeza este tema, pero por lo menos ya no será una pesada obsesión ni una carga más que llevar a cuestas. Aprende a manipular positivamente lo que pones y quitas de tu cabeza, para tu propio bien.

Mantente ocupada
Una vez que tengas algo en que ocuparte, enfócate en ello. Con todos tus sentidos. La única manera de distraer tus pensamientos es ocuparlos en otra cosa. No hay más. Claro que no tiene por qué ser algo aburrido, al contrario, si distraerte significa ir al salón de belleza a hacerte un manicure, ¡adelante! ¿Tienes ganas de ir de compras? Atiéndete. ¿Buscar a tus amigas y tener una “ladies night”? Adelante. Aprovecha la ocasión para consentirte. Piensa: “ya he hecho lo suficiente ahora me toca un poco de diversión, madre naturaleza: ¡dejo todo en tus manos!”

Pide apoyo de tu pareja
Se necesitan DOS para hacer un bebé, ¿cierto?. No solo en la parte biológica, sino también en la parte emocional. No excluyas a tu pareja del proceso. Tanto para comentar los temores o miedos que puedan tener, como para distraerse y recrearse mientras llega el día de conocer el resultado. Están juntos en esto, recuérdalo. Ambos han invertido tiempo, dinero y esfuerzo en intentarlo, aunque la presión y las emociones se manifiesten de diferente manera, inclúyelo en todo el proceso, distribuye la carga emocional entre dos y todo será más sencillo. Y seguro los une más.

Y finalmente, trata de reconocer el esfuerzo que has hecho por lograr tu sueño, ¡una palmadita en el hombro siempre es bien recibida! ¡Te lo mereces!

16 Nov

El lado emocional de la Fertilidad


El camino de la fertilidad es un gran reto para quien nos ha tocado andarlo.

Lo cierto es, que las mujeres que hemos andado este camino hemos activado muchos mecanismos que, de otra manera, no hubiéramos siquiera imaginado que éramos capaces de llevar a cabo.

Lo que para muchas personas es lo “normal”: casarte—>tener hijos para muchas de nosotras ha implicado una gran cuesta arriba, un sube y baja de emociones, una lucha diaria, pero sobre todo un “algo” que nos impide avanzar de manera natural por la vida.

Socialmente, el proyecto de vida implica muchos “debería”: estudiar, trabajar, casarse, tener un hijo, luego dos o tres, ser buena ama de casa, buena hija, hermana, amiga… pero cuando este proyecto se ve interrumpido porque uno de los ingredientes aún no llega, comienza la acción.

Las preguntas de la gente (que muchas veces suenan a obligación) el hecho de que a nuestro alrededor otras mujeres cercanas a nosotros lo estén logrando “fácilmente”, el reloj biológico que no deja de avanzar, la necesidad de amar, proteger y guiar a otro ser humano, representan enormes recordatorios diarios de que debemos lograrlo: TENER UN HIJO.

En mi camino personal debo decir que también he experimentado emociones de todo tipo. ¿Qué me dirían las monjas de mi colegio si supieran que he sentido envidia, celos, rabia e incluso que he renegado de Dios?

Tener un hijo, dicho por muchos especialistas es una necesidad casi instintiva, biológica y mayormente social. Mi cuerpo está listo, mi mente lo desea y al mismo tiempo quiero conocer ese espacio del corazón que todos dicen que solo un hijo hace posible que exista.

¿Pero sabes lo que nos duele a las mujeres que luchamos por nuestra fertilidad?

Nos duelen los baby Shower, los bautizos, pasar enfrente de un kínder, los pasillos del súper repletos de pañales y biberones, los comerciales de gerber, las preguntas “¿y tú para cuando?”, las películas, los post de facebook que anuncian un nuevo embarazo, las miles y miles de carriolas en los centros comerciales, incluso ver mis propias fotos cuando era bebé y mi madre me llevaba en brazos…

El Programa Integral de Fertilidad

Pero siempre hay una recompensa. Después de mucho leer, entrar en foros, preguntar a mi médico, etc. encontré lo que parecía ser la luz al final del túnel: un espacio para analizar mis bloqueos emocionales. Ese libro de Niravi Payne “Mente sana embarazo seguro” parecía que manos mágicas lo habían puesto frente a mí. ¡Y que hablaba de mi! Era impresionante leer casos de mujeres que podían ser yo o que en algún capitulo de sus vidas se parecían tanto a mi… No era casualidad. Estudiar, entender y aplicar en mí misma todo este cúmulo de conocimientos iba a convertirse en mi puerta de acceso a ese hijo que tanto anhelaba.

Me di cuenta como la educación que mi abuela había inculcado en mi madre y mi madre posteriormente en mí influía. Como los progresos sociales –como el hecho de incluir a las mujeres en la vida laboral- había sido determinante. Como la relación con mi madre y con mi padre me habían hecho ver el mundo de cierta manera. Pero sobre todo, los miedos: el miedo a las relaciones sexuales plenas, el miedo a no ser una buena madre, el miedo a no estar cien por ciento preparada, el miedo a la cuestión económica, el miedo a perder mi libertad, el miedo a tener que dejar de trabajar… tantos y tantos miedos que, sin saberlo, estaban condicionando a mi cuerpo a concebir un hijo.

Pero al final pienso ¡qué bueno que los descubrí! Qué bueno que finalmente algo o alguien hizo “toc toc” en mi cabeza y me obligó a voltear hacia dentro y decir “¡aquí estoy, soy tu bloqueo, elimíname!” A pesar de todos esos momentos de llanto (no siempre atraviesas este camino sin compadecerte un poco de ti misma) a pesar de esos momentos de rabia, de tristeza, el trabajo emocional finalmente logra en ti un estado de sosiego que de otra manera no eres capaz de lograr.

La paz interior.    Esa sensación de estar haciendo algo por tu sueño.

Eso es el Programa Integral de Fertilidad.

Te invito a conocerlo, y en el camino, a conocerte.

01 Dic

Reta a tus propios pensamientos

Reta a tus propios pensamientos… y crea nuevos y mejores enfoques para tu vida!

En estos tiempos de incertidumbre,  y con el estrés del día a día, nos vemos envueltos en un estado constante de preocupación.

Pero estar preocupado… NO nos garantiza una solución a nuestros problemas! y mucho menos es una forma sana de inducir pensamientos positivos. Muchas personas confunden “estar preocupado” con “estoy buscando soluciones”, pero la realidad es que PLANEAR nos debe dar como resultado ACCIONES y mientras tanto PREOCUPARNOS nos provoca únicamente ANSIEDAD.

Preocuparse es el resultado de diversas distorsiones del pensamiento.

Distorsionar significa exagerar y tener pensamientos irracionales. Si nos detenemos un momento y nos proponemos  cambiar estas distorsiones, lograremos reducir considerablemente ese incómodo estado de preocupación.

A continuación se enumeran las distorsiones más comunes,  cómo podemos cambiarlas y crear a partir de esto,  una manera más positiva vivir:

DISTORSIONES COGNITIVAS y como cambiarlas

1.-Descalificar lo positivo

Descalificar lo bueno que nos pasa, significa que los eventos positivos que nos ocurren terminan en la basura, no cuentan, no son importantes! Cuantas veces no te sorprendes a ti mismo diciendo “si me fue bien en la reunión, pero la verdad es que simplemente tuve suerte” o algo como “Si, obtuve un ascenso en mi trabajo, pero la verdad es que me lo dieron por que nadie quería ese puesto”. Todos estos pensamientos lo único que hacen es QUITARTE la felicidad del momento, la felicidad que implica haber logrado algo importante!

EL RETO: Acepta lo positivo que te está ocurriendo, y siéntete orgulloso de lo que acabas de lograr. Evalúa tus pensamientos y deja que la negatividad se vaya por donde vino! Incrementa las sensaciones positivas del momento, para que puedas crear un nuevo panorama que incremente tu autoestima.

2.-Generalización

En esta distorsión, el hecho de que hayamos pasado por una experiencia negativa, nuestra mente crea un pensamiento en el que siempre nos va a perseguir la misma suerte. Es la típica frase que nos repetimos una y otra vez “como me fue mal en esta entrevista de trabajo, nunca seré capaz de conseguir un empleo”.

EL RETO: Todos tenemos eventos negativos en nuestra vida. Algunos nos han dolido más que otros. Aquí el reto es tomar estos eventos y CREER que podemos crear otros diferentes en el futuro. Lo mejor sería que pensáramos “no me fue bien en esta entrevista, pero ahora sé que puedo mejorar para la siguiente, así que seguro me ira mejor” Recuerda que una experiencia negativa no tiene porque volverse tu realidad, permite que dure el tiempo necesario solo para tomar lo bueno y adquirir experiencia.

3.- Descartar lo positivo

Enfocarse solo en lo negativo puede convertirse en un hábito. Hay muchas personas que, no importando que tantas cosas buenas les han pasado en el día, insisten en recordar solo aquellas que les salieron mal. Ejemplo: Una vez le pregunte a uno de mis pacientes ¿Qué tal te fue hoy? Y me contestó “fatal!” Le pedí que me contara a detalle y me dijo “Estudié toda la noche, me levante a tiempo y me fui a presentar mi examen, salí bien, luego quedé para comer con un amigo de la infancia pero al final del día se me poncho la llanta ¡fue terrible!” Para esta persona el día fue “fatal” solo porque termino con una experiencia negativa y no fue capaz de enfocarse en todo lo bueno que le había sucedido! Un poco injusto, no crees?

EL RETO: ¡ENFOCATE en lo que más te conviene! Una buena herramienta consiste en escribir una lista de las cosas tal como sucedieron, luego divide la hoja y de un lado escribe las cosas que consideres positivas y del otro lado las negativas… mira la hoja objetivamente y determina tu mismo como deberías catalogar tu experiencia ese día. ¡Escribir siempre ayuda para ver las cosas en perspectiva!

4.- Hacer de todo una catástrofe

Este tipo de distorsión se refiere a cuando la persona siempre está esperando que ocurra lo peor. No importa que tipo de situación tenga enfrente, siempre espera que todo salga mal y este pensamiento en si la angustia igual o peor que si ya hubiera sucedido. Ejemplo: “El piloto del avión está diciendo que vamos a entrar en una turbulencia… será que el avión se va a estrellar y moriremos todos?”  O la actitud cuando vemos un accidente en la carretera y pensamos “tal vez a nosotros nos suceda igual!”

EL RETO: ¡Piensa positivo! Toma una actitud frente a los eventos que sea beneficiosa para ti. Trata de pensar racionalmente: “es cierto que hay una turbulencia pero ya pasará” Y mientras esto sucede trata de pensar en otra cosa y distrae tu mente de pensamientos negativos. Al distraernos incluso podemos trasladarnos a escenarios más propositivos y estaremos practicando el hábito de pensar positivo cada vez que estemos frente a una situación difícil.

Te identificas con alguna o algunas de estas distorsiones?

Estás dispuest@ a hacer cambios para mejorar tu estado de ánimo?

Pues el reto continúa…

Artículo original traducido de: Donna M. White, MA, LMHC
22 Sep

Carta de una mujer con S.O.P. a su Medico

Querido Doctor:

Tengo o creo tener Síndrome de Ovario Poliquístico. (SOP). En todo caso, tengo muchos de los síntomas, que me han hecho sentir bastante incómoda, física y mentalmente y por eso acudo a usted.

Para nuestros siguientes encuentros, le pido por favor tome en cuenta que:

•Ya he pasado por mucho. En primer lugar, muchos médicos no me han diagnosticado correctamente, y ha sido frustrante también el no haber recibido, como consecuencia de esto, información completa y confiable. Debe saber también que he sido tratada como si tener SOP no fuera una condición médica importante. Espero de corazón que ahora que estoy en sus manos, esto cambie y mejore notablemente.

• He leído mucho acerca de los efectos fatales que tiene el SOP, tales como problemas cardiacos, diabetes y cáncer de útero. Es por ello que tal vez usted notara que en ocasiones estoy demasiado angustiada.

•Le pido me trate con respeto, en especial cuando le describa mis síntomas; sé que muchos de ellos no pueden tener sentido para usted o tal vez no encajo en algún patrón o diagnostico preestablecido. Apreciaría que abriera su mente y me ayudara haciéndome todas las preguntas que considere necesarias.

•He pasado por muchas cirugías, abortos espontáneos y fallidas FIV. He sido examinada, explorada, inyectada, cuestionada e inspeccionada como no tiene una idea y más de lo que una mujer puede (en sus cabales) aguantar. Realmente estoy cansada ya de que me hagan exámenes de sangre, de probar nuevos medicamentos que no funcionan y sobre todo de sus terribles efectos secundarios. Ya no quiero ir más al ginecólogo, no más de lo que una mujer normal tiene que ir. Estoy cansada de dedicarle gran parte de mi tiempo, emociones y dinero a estar en la búsqueda de una cura para mi mal. Aclaro: esto no significa que no deseo seguir luchando, más bien me cuesta trabajo ajustarme a la idea de que debo hacer CADA VEZ MAS.

• Por favor: ¡téngame paciencia! No se desespere por el tiempo que me ha tomado o me tomara ajustarme a mi condición.
•Que sepa, Doctor, que yo también hago mis investigaciones personales. Leo muchos libros, artículos y blogs acerca de SOP. Se por lo que muchas mujeres con SOP pasan a diario. Sé que no soy médico, pero si le comento acerca de mis propias investigaciones, o le pido me conteste preguntas que he visto o escuchado a través de estas fuentes, le suplico me escuche con respeto y me permita discutirlo.
• Le pido también me apoye si decido someterme a medicina alternativa. Ahora mismo solo deseo lo mejor para mí y estoy abierta a diferentes opiniones. Le prometo tenerlo al tanto de cualquier tratamiento al que me vaya a someter y si usted piensa que alguna de estas alternativas es peligrosa para mi salud, no dude en hacérmelo saber.

• Por favor, no se sienta ofendido si en alguna ocasión me tomo mi tiempo para considerar su opinión y sus sugerencias con respecto al tratamiento que es mejor para mí. Obviamente respeto su trabajo al 100% pero le pido comprenda que he estado expuesta a demasiada información, opiniones de otras mujeres, familiares, mi pareja, etc. y me cuesta trabajo adaptarme a nueva información. Todo esto me toma tiempo pues significa decidir sobre mi cuerpo y mi futuro. Y le pido, así mismo, que cuando me pida tomar una decisión, me exponga usted también un panorama amplio y a largo plazo, para saber y conocer todas las consecuencias posibles del paso que voy a tomar.

•Finalmente debe saber que las mujeres con SOP somos más propensas a la depresión, la ansiedad y otras alteraciones del estado de ánimo… así que por favor, no dude en recomendarme especialistas en salud mental, algún grupo de apoyo o cualquier otra forma de terapia psicológica.
Gracias por tomarse el tiempo de leer todo lo que quería decirle; esto me ayuda a sacar fuera la impotencia y ansiedad que mi padecimiento me provoca. Lo que estoy segura es que al final del camino habré adquirido gran conocimiento sobre mi cuerpo y mi mente, lo que indudablemente hará de mi una mejor mujer y una excelente madre.
Y por qué se que tomando una actitud activa en mi proceso, me hará darme cuenta que mi fertilidad natural está ahí, solo es cuestión de trabajar por ello.
¡GRACIAS!

25 Jun

¿Cómo quieres sentirte hoy?

Este fue el mensaje del mes en mi calendario, pero fue hasta hoy que le tome particular atención y me di cuenta:¡hoy puedo sentirme así!  Y siempre está en mis manos decidir como me siento cada día.

¿ Y tu… como quieres sentirte hoy?

06 Jun

Patrones típicos del estancamiento emocional

iStock_000003660544_Small
Christiane Northrup en su libro “Cuerpo de mujer, sabiduria de mujer” nos muestra paso a paso como podemos darnos cuenta y darle nombre a las caracteristicas adictivas de nuestra vida cotidiana.

Para empezar, hay que reconocer de donde viene todo esto.

Comunmente, la sociedad define a una mujer >>buena<< como aquella que: satisface las necesidades de todo el mundo, menos las suyas…

¡Pero esta es una trampa!  que nos hace caer en sentimientos recurrentes de enojo, resentimiento y culpa, y  finalmente nos llevan a la enfermedad.

Lo que hoy aprenderemos hoy es a estar plenamente conscientes y a darle nombre a cada experiencia que interiorizamos fisica y emocionalmente para que ya nos nos pueda afectar.
Darnos cuenta como hemos influido en nuestros problemas de salud actuales y como los seguimos perpetuando, significa por fin, liberarnos, porque cuando nos permitimos sentir exactamente lo que sentimos, sin juzgarlo, comenzamos a sacar nuestra energia y es entonces cuando podemos avanzar hacia lo que tanto deseamos.

La siguiente lista de comportamientos y pensamientos te ayudara a identificar cual es el patrón que sigues actualmente.

Unknown-4

Acusación.- Creer que alguien o algo exterior a nosotras es la causa de lo que nos esta sucediendo. “¿Como puedo liberarme de esto, si mi madre era igual?– “¡Mi padre siempre fue una persona incapaz de tener una relacion sana con sus hijos!”

Negación.- Estar desconectada de los propios sentimientos, necesidades o cualquier otra informacion propia. “Mi padre no era alcoholico, solo era bebedor social” — “No se porque estoy engordando tanto si jamas como algo que no sea saludable”

Confusión.- Falta de claridad respecto a una situacion o con las propias emociones. “No se porque nadie jamas me cuenta nada” — “Nunca se que pasa alrededor”

Olvido.- Quitarse algo de la cabeza, dejar de notarlo. “Siempre olvido las llaves- mi bolsa- el telefono- etc.” “A veces no me acuerdo ni de bañarme”

Escasez.- Creer que hay una cantidad limitada de todo lo que deseamos: amor, dinero, hombres, felicidad. “Si gano bien, seguramente a otra persona le pagaran menos” — “No esta bien que invierta en mi misma y me olvide de los demás”

Unknown-3

Perfeccionismo.- Tener una necesidad extrema de orden externo para encubrir un caos interno. O la implacable y eterna busqueda del marido perfecto, la casa perfecta, el trabajo perfecto, etc.

Ilusión de control.- Tener la idea que separarte de tus emociones te ayudara a mantener el control. “Si yo encontrara el medico/el medicamento ideal me libraria de esta enfermedad” — “Estoy segura que este malestar es porque estoy en mis dias”

Negativismo.- Ver la vida desde un punto de vista de carencia. “Siempre estoy enferma” — “Como ya tengo mas de 35 años, todo empieza a dolerme” — “No puedo permitirme ese lujo, es demasiado caro”

Dependencia.- Creer que algo o alguien exterior va a cuidar de ti, en la creencia de que tu misma no eres capaz de hacerlo. “¿Que voy a hacer yo sola, sin mi marido?” — “¿Quien me va a mantener? ¡no se hacer nada!”

Actitud Defensiva.- Ser incapaz de aceptar comentarios externos o de hacer cambios positivos. “¿Quien eres tu para decirme que mis problemas vienen de mi infancia? ¡Yo tuve una infancia perfecta!”.

Falta de sinceridad.- No ser capaz de decir la verdad. “¿Yo enferma? pero si me siento perfectamente bien!” — “Yo puedo arreglarmelas sola, no fue tan terrible lo que me paso”

Pensamiento Todo o Nada.-  Creer que solo hay dos opciones: bueno o malo y pensar que nada puede estar en el medio. “Definitivamente los medicamentos son buenos, la terapia no me sirve de nada” — “No voy a someterme a cirugia, ni a tomar medicamentos, se que son malos”.

images-6
¿Te ubicas en alguno de estos patrones de comportamiento adictivo?

El grado en el que tu misma notes y aceptes estas caracteristicas y decidas cambiarlas por comportamientos y pensamientos mas sanos, en esa medida seremos capaces de dejar a un lado la enfermedad y el malestar.

Tu no puedes crear salud en otra u otras personas. Trata de entender, con el paso del tiempo, que no tienes las soluciones ni las respuestas para todo el mundo, como tampoco los demas tienen las tuyas. Solo tu tienes acceso a tu Yo interior, a tu guía interna.

Aprende a valorarte y a comprometerte dia con dia con una forma de vida mas plena, mas alegre y mas consciente.

Recuerda que: Cambiar pensamientos y hacerte consciente es el primer paso hacia la sanación.

01 Jun

Aprende a manejar tu enojo

1
Cada vez que inicia un mes, una estación o una época, tenemos la oportunidad de centrarnos en algo que queremos y podemos mejorar.
Si tu problema es el control de las emociones, en especial la ira o el enojo, este artículo te puede interesar.

EL ENOJO: ¿Te maneja o sabes manejarlo?

¿Que te hace enojar? La mejor manera de manejar nuestro enojo es  conocernos mejor y saber cuales son las cosas, personas o situaciones que nos provocan irritabilidad. Una vez que ubiques esto, sabras de que o de quien debes alejarte para evitarlo, o bien, enfrentarlo de manera adecuada

¿Tu enojo es a largo o corto plazo?  ¿Te dura minutos, horas, días, meses o incluso años? ¿Hay algo o alguien con quien ya tengas mucho tiempo enojada y que cada vez que sale el tema te recuerda este estado emocional?

¿Cuantas veces tu enojo ha estropeado relaciones valiosas? Dicen por ahi que es mas filosa una palabra que una daga… ¿Cuantas veces has herido a las personas que mas amas con un desplante de enojo mal manejado?

TIPS para evitarlo
1.- Evita pasar tiempo con personas enojadas. La realidad es que nos volvemos un poco como la gente con quien convivimos.
2.- Ten como propósito: Prevenir. Organizate, establece tus prioridades y asi evitas sentirte frustrada y cansada constantemente.
3.- Descontrola a tus oponentes: siempre habra personas alrededor probando hasta donde pueden presionarnos para hacernos enojar. Ofreceles otra actitud y destantealas.

Y recuerda:
El que una persona no exprese enojo, no significa que no tiene la capacidad de expresar sus emociones:  significa que ese enojo se ha quedado dentro y entonces se vuelve impredecible saber cuando y como saldra después.  Es un hecho que fuimos creados con la capacidad de expresar emociones intensas. Ahora preguntate: ¿soy capaz de controlarlas o permitiré por siempre que me controlen a mi?

Que tengas un excelente día.

31 May

Abortos espontáneos ¿Por qué no he podido llevar mi embarazo a término?

embarazada con manos
Por fin llego el tan esperado resultado de laboratorio que te dice “¡ESTAS EMBARAZADA!”

Pero para las mujeres que sufren o ya han sufrido abortos espontáneos, la pérdida de su bebe se transforma en un dolor muy grande, intenso, una profunda angustia y el inicio de un largo duelo que les impide disfrutar de tan esperado resultado.

Te invito esta vez a explorar todos los temas de carácter emocional que puedan estar bloqueando tu capacidad de concluir tu embarazo –desde conflictos de la infancia hasta una posible ambivalencia frente al tema de la maternidad-.

En estos casos, podemos estar hablando de sentimientos ambivalentes hacia tu madre, sentimientos negativos hacia ti misma, tu pareja o alguna figura importante en tu vida, o negativismo hacia es estilo de vida que llevas ahora, lo que este provocando que estas emociones se proyecten directamente en el feto y no se logre concluir la gestación.
El feto puede recibir mensajes que provoquen que sea rechazado por tu cuerpo, pero con la ayuda de una psicoterapia bien guiada que analice tus conflictos emocionales, puedes lograr que el feto sea retenido y llevado adecuadamente hasta su nacimiento.

Recuerda: no se trata de echarle la culpa a alguien más o a algún acontecimiento en particular, -aunque esto sea casi instintivo cuando hemos vivido la inmensa tristeza de una pérdida- porque esto solo trae más dolor a tu vida y le restas energía y concentración a tu proceso. Se trata de analizar sucesos de tu vida, sanar y liberarte de todos esos sentimientos negativos que te impiden avanzar en el proceso natural dar vida a otro ser.

El terapeuta R.L. Vanderbergh encontró, en un estudio longitudinal con varias pacientes que habían tenido abortos espontáneos, resultados similares en cuanto a la incapacidad que tenían de expresar su ira. Lo que las ayudo a sanar y retener a su bebe con ellas fue que aprendieron a expresar su enojo de forma directa en lugar de retenerlo en su cuerpo y proyectarlo en el feto que crecía en su vientre. Esto le permitió a Vanderbergh concluir que el estado emocional puede determinar la receptividad en la concepción y el hecho de que se implante o no el embrión y que el feto sea retenido y llevado a término.

Un sistema sofisticado de comunicaciones

De acuerdo a numerosas investigaciones, el cuerpo de la mujer embarazada es un complejo sistema de comunicaciones: el feto es una fuente de continuos mensajes a los que la madre responde con sutiles respuestas psicobiológicas. Y al revés: la madre influida por las cambiantes situaciones de su vida envía mensajes al feto, los cuales pueden influir en su retención o en su rechazo.
Finalmente, la influencia que un embarazo provoca en una mujer va más allá de lo que a simple vista podemos observar: desde los cambios fisiológicos y hormonales que se presentan desde el momento mismo de la concepción, hasta la unión emocional que la madre tiene con su hijo. Incluso se han hecho estudios donde el nivel de dolor de madres que perdieron a su bebe a los pocos meses de gestación como aquellas que lo perdieron al nacer son muy similares, por el simple hecho de que, el saberse embarazada, ya se genera de por sí en cada mujer, una sensación de unión física y emocional y el sentimiento maternal se produce –en realidad- con mayor intensidad al principio del embarazo.

Que importante es SENTIR la perdida de tu bebe.

Muchas mujeres se centran tanto en evadir el dolor que les ha provocado la pérdida de su bebe, que esto les impide darse cuenta que en algún momento este dolor surgirá, consciente o inconscientemente. En realidad, de lo que se trata es de recuperarse y sanar, para poder dar paso a un nuevo bebé.
Angustia, tensión, miedo, estado elevado de nerviosismo, enojo, resentimiento, tristeza, sensación de vacío, confusión, culpa, vergüenza o bien… una “anestesia interior” como aquel que afirma que “no siente nada de nada”. ¿Te son familiares estos sentimientos?
¿Tú crees que todas estas sensaciones son benéficas para tu cuerpo y tu espíritu? Para lo único que nos sirven estas emociones es para expresarlas, vivirlas, compartirlas y utilizarlas para cerrar ciclos y comenzar a sentirnos por fin… LIBERADAS.
Las perdidas por abortos espontáneos tienen su importancia y como tal deben ser tratadas. El no sentirse con ánimos de asistir a “baby showers”, bautizos o cualquier actividad que implique agasajar a una nueva mamá, no implica que seas egoísta o estés amargada; simplemente se trata de respetarte y cuidarte emocionalmente poniendo tierra de por medio entre tu proceso de duelo y la exposición al dolor.

También es importante reconocer que no estaremos así toda la vida, simplemente se trata de que, por el momento, estamos elaborando todos los sentimientos que me hacen sentir miedo y ante los cuales en lugar de rendirme, lo estoy enfrentando. Posteriormente, será necesario volver a la vida normal, pero con la seguridad que lo hare totalmente fortalecida y segura que he cerrado ya un ciclo más en mi vida.

El dolor no es algo de lo que se pueda escapar fácilmente. Y tampoco la culpa. La mayoría de las mujeres que han vivido un aborto espontáneo constantemente sienten que “algo que ellas hicieron” provoco la pérdida de su bebe: “hice demasiado quehacer, levante una caja muy pesada, camine mucho, baile mucho en la boda de mi amiga, etc.”. Generalmente estas mujeres buscan una explicación coherente del porque no pudieron llevar a término su embarazo. Y la buscan de manera desesperada.

Otro esquema repetitivo en mujeres que han perdido a sus bebes a las pocas semanas de gestación es la falta de un lazo emocional entre ellas y el feto. Muchas veces, el temor de que sea un bebe sano, sin defectos o enfermedades, puede alejarnos emocionalmente de él y por consiguiente el distanciamiento puede volverse también físico. ¿Cuántas veces no han venido a tu cabeza pensamientos como “no quiero ni pensar que estoy embarazada sino hasta saber que el bebe viene sano”? Todo esto te impide involucrarte emocionalmente con el feto y por consiguiente tu cuerpo puede rechazarlo físicamente.

Nada se compara con la decisión de tomar conciencia de que se lleva una nueva vida en el vientre y vivirlo sin reservas de la manera más sobrecogedora y maravillosa que seamos capaces.

soltar-emociones

Liberarnos de sentimientos negativos es importante porque estos sentimientos permanecen en nuestra memoria psicofísica y pueden ser lo suficientemente poderosos para generar problemas de fertilidad en un futuro.
El dolor NO resuelto de un aborto previo impide a la mayoría de las mujeres experimentar alegría durante posteriores embarazos.
Como ya publique anteriormente, llevar a cabo una ceremonia de duelo por la pérdida de tu bebe, abre nuevos caminos para la llegada de tu hijo.

Una oración que una madre hizo por el hijo que perdió fue:

“Prosigue tu viaje hijo mío, quizás me esperes en algún lado hasta que yo sea más fuerte. Quizás la próxima vez que llegues a nacer ya no tendré que conformarme con tener solo un muñeco entre mis brazos. Dios te acompañe en tu viaje. Deseo que esta liberación genere un espacio dentro de mí para volver a concebir. Amén.”

Enfrenta tu dolor de forma directa y serás capaz de ver finalmente a los ojos tu propia sanación.

Te deseo buena suerte en este viaje que estás a punto de comenzar…

03 May

¿Como afectan las emociones reprimidas tu fertilidad?

Me gustaría que reflexionáramos juntas acerca de un bloqueo muy común para la fertilidad: las emociones reprimidas. Conviene  recordar que las emociones tienen su manera de manifestarse físicamente: dolores de espalda, resfriados, alergias, gastritis, fatiga crónica, ansiedad, cáncer e incluso algunos “accidentes”. En el caso de la concepción, todos esos conflictos no resueltos afectan directamente nuestras glándulas endocrinas, utero, ovarios y óvulos.

“El cuerpo habla en su propio lenguaje, solo hay que estar dispuestos a escucharlo”Unknown-7

En cuanto a la reproducción, existen actualmente muchos factores de tipo ambiental que afectan tu capacidad natural de concebir, pero estoy convencida que también han influido enormemente todos esos conflictos emocionales que tienes guardados desde tiempo atrás.

Ante esto, muchas personas se resisten enormemente a aceptar y trabajar en experiencias dolorosas del pasado. Esto es natural.  El ser humano por instinto, se resiste a volver a experimentar situaciones poco placenteras y evitar la incomodidad así como la responsabilidad que implica cambiar algo.

Lewis Mehl tiene una frase muy clara respecto a la unicidad cuerpo-mente que dice: “Probablemente usted le diga SI a la maternidad, pero NO al embarazo pues ve su cuerpo como un deposito de memorias dolorosas”

Los conflictos emocionales son tan variados y puede tratarse de secretos familiares, que se vuelven recuerdos reprimidos. Muchas veces no nos permitimos recordar esos eventos dolorosos que tanto nos afectaron, pero no podemos engañar a nuestro cuerpo. El cuerpo recuerda lo que la mente quiere olvidar. Las tensiones emocionales se traducen en tensiones físicas, lo que afecta nuestro sistema endocrino e inmunológico.

De acuerdo con varios especialistas, los recuerdos negativos son almacenados de manera distinta que los agradables: los recuerdos dolorosos se guardan detrás de una barrera que los hace de difícil acceso; es por eso que resulta tan difícil trabajar con ellos y nos siguen lastimando todo el tiempo.

Es por esto que te invito a que con ayuda del Programa Integral de Fertilidad y con los ejercicios que sugiere Niravi Payne en su libro “Mente sana embarazo seguro”, permitas que estos conflictos y recuerdos salgan a la luz y trabajes en ellos.

Atención: Los recuerdos dolorosos no resueltos se manifiestan en el cuerpo en forma de síntomas físicos. Ahí van a estar de todos modos, trabajes en ellos o no, les hagas caso o no. ¿que tal si tus problemas de fertilidad son una oportunidad para, por fin, resolverlos y deshacerte de ellos?

Date esa oportunidad!

images-15