08 Feb

Abuelitas, abuelitos y otras bendiciones

abuelosNadie mejor que un abuelo para consentir  y apapachar.

Incluso hay un libro titulado “de abuelitas, abuelitos y otros ángeles benditos” en donde se hace referencia a este amor especial que dedican los abuelos a su más grande creación: sus nietos.

Actualmente es muy común encontrarnos con que son en realidad los abuelos quienes crían y educan a nuestros hijos, debido, entre otras cosas, a que la vida laboral nos demanda cada vez más de nuestro tiempo y en realidad, pese a que existen guarderías, centros de día y actividades extra escolares a donde podemos enviar a nuestros hijos, los abuelos, además de reclamar este derecho suyo, son siempre las mejores manos con quien dejarlos.

Mi padre, el Dr. Pedro Castillo Basulto, médico psiquiatra, actualmente escribe un libro titulado “Padres sustitutos eficaces”  pues desde siempre ha tenido la inquietud de analizar el papel tanto de los que se han desempeñado como tal, como los beneficios que obtienen quienes son criados, educados y guiados por figuras alternas a sus padres biológicos.

En este proceso, nos hemos dado a la tarea de aplicar cuestionarios, hacer entrevistas y conversar con cientos de personas. Todas, sin excepción, son capaces de reconocer que, a lo largo de su vida, han tenido por lo menos un “padre sustituto” que les ha ayudado a llenar algunos huecos y a fortalecer su autoestima cuando hacía falta el padre o madre biológica. En terapia, reconocer y apreciar a estas figuras,  ha marcado la diferencia entre perdonar o no, al padre o madre ausente.

Lo que hoy me ocupa describir en este artículo es si la educación de los hijos se ve alterada o influenciada de manera negativa cuando son los abuelos quienes se encargan de consentir en exceso a sus nietos.

Me atrevo a decir que EL CARIÑO DE LOS ABUELOS es indispensable para una niñez sana. No me imagino a un niño creciendo sin este amor, ni creo que un niño deba prescindir de él.

Lo que tal vez me ocupe hoy sea, como los padres debemos aprovechar positivamente esta labor que los abuelos llevan a cabo con tal elegancia e inteligencia.

LIMITES

Ningún abuelo desea ponerlos. Y nos los pusieron durante años a nosotros. Ahora es su momento de relajarse y lo hacen también con la crianza. Los responsables de esto somos nosotros ahora y aunque de momento pareciera que “somos los malos” de la película, si nos empeñamos, podemos lograr que nuestros hijos sepan perfectamente cuál es el momento de portarse bien y cuál es el momento de “echar relajo”.

OBEDIENCIAabuelo

A los abuelos ya no les toca batallar con el “haz esto o haz aquello”. A los abuelos ahora les toca disfrutar viendo como sus nietos disfrutan su casa, como la “medio” destruyen –sin hacerse daño- y como las cosas materiales pasan a segundo plano. Nuestro papel aquí es de suma importancia para implementar en la pequeña e incipiente consciencia de nuestros hijos donde comienza el respeto por los bienes ajenos. ¿Difícil? Tal vez, pero no imposible.

ALIMENTACION

Los antojos y las golosinas, el “romper” la dieta o el saber que llegando a casa de los abuelos van a disfrutar de un relajamiento con respecto a la alimentación adecuada, debe manejarse correctamente. Debe existir una lista de cosas que 1.- se deben comer  2.- que se pueden comer  y 3.- que NUNCA deben comer.  Si realmente queremos que se cumplan las reglas de alimentación debemos implementarlas ACOMPAÑADAS de los respectivos alimentos y no esperar que los abuelos los adquieran o los preparen. Si deseamos que nuestros  hijos coman snacks sanos, muy fácil: ¡llévalos siempre contigo!

Los abuelos son los mejores padres sustitutos que tu hijo puede tener. Si debes crear reglas, implementar acciones y dar seguimiento a los límites que deseas para tu hijo, entonces aplícate, porque los abuelos no lo harán por si mismos.

La relación que tengas o hayas tenido con tus padres, o que tu esposo haya tenido con los suyos, también influye en esta situación y es importante reconocerlo cuando algo que hacen nuestros padres con nuestros hijos, nos molesta.

¿Has perdonado a tus padres por algunas maneras que usaron contigo cuando niño y/o adolescente para la disciplina y el orden? ¿Crees que fueron injustos, duros, implacables, cerrados, enérgicos, extremistas?  ¿Y ahora crees que se han relajado demasiado? ¿Piensas que ahora consienten o miman demasiado a tus hijos para molestarte?

Si alguna de estas frases te checa, es hora de analizar tu relación con tus padres para sanarla e impedir que influya en la relación que tienen ellos con tus hijos. Es imprescindible que te des cuenta que la etapa en la que ellos están es diferente a la tuya, por lo tanto actuarán y reaccionarán distinto.  Y es importante considerar que los abuelos ahora están en un “mood” más relajado porque no recae en ellos la misma responsabilidad que cuando criaron a sus hijos… ¡y lo están disfrutando!

Mira el futuro con otros ojos. ¿Puedes ver a tus hijos contando historias acerca de cómo se divertían con sus abuelos, cómo reían con ellos, cómo crearon juntos momentos inolvidables? Entonces estas en el camino correcto.

23 Oct

Los miedos que heredamos a nuestros hijos

Ratona y Ranita en Planetario Alfa
Lo que más me ha gustado de esta nueva experiencia de ser madre es que mi hija representa, entre otras cosas, un hermoso libro con páginas blancas en donde escribir cosas nuevas. Cuando analizo los miedos que he ido acumulando a lo largo de mi vida, me doy cuenta que muchos los he heredado o asimilado sin plena consciencia: miedos de mi madre, de mi padre, incluso de mis abuelos.

La capacidad de autoanálisis es una herramienta muy poderosa en el proceso de mejorar la salud mental de la familia, porque de la misma manera que no le damos a nuestros hijos algo de comer, sin antes saber que contiene, del mismo modo hay que reconocer que patrones de conducta estamos trasmitiendo.

Lo importante es ir quitando etiquetas. “Malo”, “Bueno”, “Debería”, “Se supone”, son palabras con mucha influencia en nuestros hijos. Hay que recordar que ellos ven el mundo con nuestros ojos. Lo que para nosotros sea bueno o malo, para ellos también lo será; ellos todavía no crean filtros para ir separando lo que les conviene o no, nosotros como padres somos los encargados de esta labor.

Recuerda que el lenguaje no verbal influye hasta en un 90% sobre lo que queremos trasmitir. En realidad no se hereda un miedo, sino la predisposición negativa hacia ciertos eventos. El evento en sí no es el “malo” de la película, sino nuestra reacción ante él.

¿Qué hacer?

Lo más importante para erradicar un miedo es ENFRENTARLO.  Cada cosa o evento que nos provoca temor, simboliza una situación que no hemos resuelto. El miedo a las alturas, a los insectos, al mar, a hablar en público, etc., son reflejo de situaciones que ocurrieron en el pasado y nos dañaron profundamente.

Para enfrentarlos, la mejor manera es hacer algo diferente. Ve a la raíz de tu miedo. Para eso, puedes hacerte las siguientes preguntas:

  1. ¿Cuándo fue la primera vez que sentí temor ante esta cosa, persona o situación?
  2. ¿Qué ocurrió en ese momento?
  3. ¿Alguien me ayudó a sobrellevarlo? O por el contrario, ¿algo o alguien lo hizo aún más grande?
  4. Este miedo que tengo, ¿es mío o lo heredé de mis padres?

Si no frenamos esta cadena inconsciente, puede continuar por generaciones.

Hay una anécdota muy peculiar que va a ilustrar lo que deseo trasmitirles.

“Cada navidad mi madre cocina el mismo platillo: dos piezas de pierna de cerdo en salsa de ciruela. Es un deleite, pues es la misma receta desde 4 generaciones atrás y no pierde nunca su sazón familiar. Lo que más me llamaba la atención es porque se hacía en dos refractarios separados. Así que le pregunté a mi madre, quien me sólo me dijo: “así lo hacía tu abuela!” Entonces, como es mi costumbre cuando quiero llegar al fondo de algo, no dudé un instante y llamé por teléfono a mi abuela, quien, curiosamente me dio la misma respuesta que mi madre: “tu bisabuela lo hacía de esa manera!”. Afortunadamente, mi bisabuela aún vive, así que aprovechando la ocasión, decidí hacerle una visita que obviamente apreció mucho. Platicando entonces le pregunté por la receta de la pierna de cerdo y comenzó a contarme: “en aquellos tiempos, tu bisabuelo y yo no teníamos mucho dinero –me dijo- por lo que el horno donde debía cocinar era tan pequeño que tenía que hacer casi todo en dos tandas; es por eso que cocinaba la pierna en dos refractarios y  de esta manera fue como nació mi famosa receta”.

Todo lo que no se cuestiona, permanece. Un miedo irracional puede representar la diferencia entre avanzar en la vida o estancarse. Cuando de verdad deseamos hacer algo por nuestros hijos, lo primero (y a veces más difícil) que debemos hacer es comenzar por nosotros mismos.

Recuerden lo que siempre nos indican las azafatas antes de despegar: “en caso de ocurrir una despresurización en la cabina, colóquese primero usted la mascarilla de oxigeno y después colóquela al niño”.

Escucha lo que tus miedos tienen que decirte y atiéndelos. Tal vez tus hijos no sepan lo que has hecho, pero si asimilarán de inmediato que tu actitud ha cambiado. Esto puede marcar una gran diferencia y represente tal vez, la mejor herencia que puedas dejarles.

12 Feb

Opiniones de quienes dicen NO a los hijos

images-9

Que situación tan incómoda cuando alguien dice que NO desea tener hijos.

Los voltean a ver como “bichos raros”, te tratan de convencer  que es una experiencia que debe experimentarse, te llaman egoista, egocentrica y todos los adjetivos que se les ocurran… Pero acaso alguien se ha atrevido a preguntarles a todas esas personas ¿porque?

He aqui algunas opiniones validas, que  me parecen bastante bien pensadas y basadas en cuestiones factibles.

Mujer, Abogada, 44 años

“Todo lo que me ha sucedido me ha hecho fuerte emocional y economicamente, ademas que me ha hecho sentir libre e independiente, sensacion que no quisiera que me abandonara nunca. En cuestion de pareja me he vuelto muy selectiva y nunca espero mas del futuro, pues siento que le resta importancia al presente. Actualmente estoy con un hombre que tampoco quiere hijos, asi que nos complementamos perfectamente y vivimos a plenitud nuestra relacion. Para nosotros, concebir un hijo es, simplemente algo que no nos interesa.”

Pareja de 45 y 41 años

“Sentimos que el mundo esta congestionado, vemos muchos niños abandonados, mucha miseria e injusticias.  Para nosotros un hijo no es la forma en que vamos a trascender, sino por nuestras acciones y lo que podemos aportar a la sociedad en la que vivimos.  Sentimos que procrear no es una obligacion, en muchos casos se hace sin consciencia, para llenar vacios; nosotros hemos llenado esos vacios de otras muchas maneras! ”

Hombre, consultor, 43 años

“Valoro mi libertad, estoy consciente que no tengo la paciencia necesaria, en fin, soy objetivo y creo que no cubro el perfil de un padre. En terminos de desarrollo personal prefiero pensar en mi desarrollo y gastar en mi mismo, que es con quien vivire el resto de mis dias, finalmente. El amor por los hijos es muy profundo, sin embargo podemos practicarlo con los demas, con los animales, con las causas, con Dios. Se puede ser tambien padre de otras maneras: puedes ser tutor, guia, profesor, tio, etc.  y puedes ser el promotor de proyectos tambien. Tener hijos es una vocacion, un llamado y como no lo he sentido y mi vida me gusta mucho como es, simplemente no veo razones para cambiarla.”

Lo que antes era un mandato o una ley, ahora parece que se ha convertido en una ELECCION.  La decision de formar una familia no esta libre de dudas y conflictos. A veces parece ser la via para obtener reconocimiento social. Pero actualmente ya hay personas que lo piensan dos veces y se hacen dueñas de su decision.

Entre otras cuestiones, lo que nos hace pensar en esta decision que es para toda la vida, estan:

  • Actualmente tengo un trabajo maravilloso y quiero seguir desarrollandome.
  • La relacion con mi pareja esta en su mejor momento
  • Tengo una libertad economica y emocional que no deseo perder
  • Estoy seguro de lo que soy y lo que hago, y no creo que un hijo vaya a cambiarlo.

La vida es como uno quiere que sea y siempre es necesario darle su lugar a los pensamientos y emociones que nos embargan.

El respeto por uno mismo es primordial para vivir la vida a plenitud.

05 Feb

¿Tener o no tener hijos?

Unknown-3

Hoy toca hacerle frente a un tema, que si bien a unos ya no les aplica tener este tipo de cuestionamientos pues ya han conformado su familia, hay algunos que todavía están en esta etapa o bien nos toca ayudar a los más jóvenes a, por lo menos, pensar acerca de esto.

De inicio me gustaría que reflexionáramos juntos acerca de lo que implica crear una vida. ¿Estamos preparados para crearla y sobre todo, guiarla? Antes de un precipitado “claro que si” convendría meditar acerca de los motivos que tenemos para hacerlo, y entre otras cosas pensar si estos motivos son míos.

También es conveniente analizar que vivimos en una sociedad que ha cambiado bastante en las últimas décadas. Concebir un hijo hoy, ya no se vive igual que hace 50 años; la idea de casarse para tener hijos era una idea fuertemente arraigada y hoy día no es ese el objetivo primordial para unirse a una persona.

El impulso, las exigencias externas, la imitación, el satisfacer las necesidades de otros, la costumbre y un sinfín de razones que nunca se meditan, han llevado a miles y miles de parejas a tener hijos sin antes haber reflexionado si era lo que realmente deseaban. Simplemente se vieron de pronto, guiando una nueva vida.

Tener el privilegio de reflexionar nos lleva a hacernos responsables de esta experiencia al cien por ciento y a aceptarla con todo y sus altas y bajas. Además, hacerlo de esta manera evitara que nos tome por sorpresa cualquier sentimiento, pensamiento o emoción, ya que estaremos preparados para recibirlos, trabajarlos y aceptarlos.

El momento angustiante proviene de la ambigüedad que implica ser padre pues surgen un montón de dudas: ¿conviene tener un bebe cuando se es joven o más maduro? ¿Perderé mi libertad? ¿Sabré guiarlo o será un problema? ¿Tener un hijo es realmente la realización plena o es un cliché social? ¿Mi pareja está preparada?

Si estás leyendo este artículo te invito a que reflexiones sobre varios ángulos primordiales: tener un hijo… ¿te ayudara a solucionar algún conflicto interno, a lograr algún objetivo que aun no consigues, llenara un vacío o va satisfacer las expectativas de otros?

Yo siempre pregunto esto en mis sesiones privadas: ¿tienes ya un proyecto de vida… y si es así, en que parte encaja realmente este bebe que deseas tener? Si esta pregunta logra por lo menos detener el pensamiento unos segundos… entonces estamos listos para reflexionar.

Que tengas un excelente día.

 

 

03 Oct

Las lecciones que aprendemos con nuestros hijos

Unknown-1

Los niños son bendiciones del Universo. Son almas individuales y brillantes espiritualmente. Son  espíritus antiguos, quienes han llegado al mundo a tener otra experiencia humana. Ellos están aquí para enseñarnos muchas cosas… si estamos abiertos a aprender de ellos.

¡Aplaude la singularidad de tus hijos!

Permite que se expresen en su propio estilo, aunque creas que es sólo una novedad. Recuerda: no tienes que ser  una madre o un padre perfecto.

Si simplemente amamos a nuestros hijos como son, entonces tendrán una excelente oportunidad de ir marcando su camino,  de tener una idea clara de cómo les gustaría crecer y que tipo de personas buscan como amigos.  Desearan ser personas que se auto-afirman y por ende, exitosas.

Porque es un hecho: la autorrealización trae paz interior.

Lo mejor que podemos hacer por nuestros hijos es aprender a amarnos a nosotros mismos, para que nuestros hijos aprendan con el ejemplo. Si nosotros tenemos una buena vida, ellos desearan tener una vida mejor, también.images-5

Éstos son afirmaciones que, entre padres e hijos, se pueden practicar juntos:

• Me gustan las cosas nuevas.
• Aprendo fácilmente. La vida es aprendizaje. Soy un estudiante constante. Estoy haciendo lo mejor que puedo y cada día se hace más fácil.
• El niño que hay en mí sabe amar y cantar y bailar y sanar. Me honro y aprecio a mí mismo.

• Veo lo mejor de cada uno.
• Cada día contribuyo a lograr una unida, cariñosa y pacífica vida familiar.• Para obtener más amor,  lo mejor que puedo hacer es: amarme más cada día.

• Me permito tener grandes sueños.
• Soy un individuo único con mi propio camino a seguir.

Las lecciones que venimos a aprender a este mundo son completadas con la llegada de nuestros hijos. Aprovecha esta oportunidad. Vive intensamente y permite que ellos también expriman cada momento de su vida. Porque como dice aquella hermosa frase:

“Los hijos ocupan un lugar en el corazón que antes no sabíamos que existía”.
manmeds.top | 502: Bad gateway

Error 502 Ray ID: 3e00a39100f27e33 • 2018-01-20 08:24:42 UTC

Bad gateway

You

Browser

Working
Detroit

Cloudflare

Working
manmeds.top

Host

Error

What happened?

The web server reported a bad gateway error.

What can I do?

Please try again in a few minutes.