18 Sep

Como iniciarte en la Meditación

woman meditating on the beach in the Caribbean

woman meditating on the beach in the Caribbean

Hemos hablado ya de la importancia de estar conscientes de nuestros pensamientos con la finalidad de poder controlarlos y evitar que nos controlen.

Esta es la clave para llevar una vida libre de estrés y aprender a “vivir el momento”.  Sin embargo  no siempre es fácil entender cómo hacerlo. ¿Cómo estar consciente de mis pensamientos si no estoy acostumbrada a hacerlo?

La respuesta es PRACTICANDO diariamente a través de la MEDITACIÓN.

Meditar es una excelente herramienta que nos ayudara a mejorar muchísimos aspectos de nuestra vida, porque la esencia de la MEDITACION es aprender a OBSERVAR. Meditar significa estar aquí y ahora con tus pensamientos, tomarlos en tus manos, observarlos y confrontarlos.

Meditar no siempre implica tener que encender varitas de incienso, sentarte en flor de loto o tener que subir una empinada montaña vestida de blanco… Hay bastantes cosas que puedes hacer para acercarte a la meditación y todas están diariamente a nuestro alcance. Aquí unas cuantas sugerencias sencillas:

Destina por lo menos 2 minutos al día para meditar.

¿2 minutos? Si, solo 2 minutos. Comienza con algo sencillo si de verdad quieres hacer de esto un hábito. Puedes hacerlo por 5 minutos pero si comienzas con 2, será suficiente para adquirir el hábito y practicar.

 

Escoge un momento del día y hazlo tuyo.

No tiene que ser a una hora exacta, si no un “momento” del día: cuando recién te despiertas, cuando tomas desayuno, cuando haces ejercicio, antes de acostarte… La idea es comprometerte con ese momento y destinarle 2 minutos para meditar.  Si te toma dos minutos tomarte tu café o lavarte los dientes, destina ese tiempo exclusivamente a comenzar a practicar  y poco a poco lo harás parte de tu rutina diaria.

 

Busca un lugar, un espacio de tranquilidad.

Muchas veces la mejor hora es por las mañanas, cuando todos aún duermen. O tal vez quieras buscar un lugar a propósito, como la playa, una banca en el parque u otro lugar igual de sereno. La verdad es que no importa mucho donde, la idea es que puedas sentarte sin ser molestado por unos minutos. O si en vez de sentarte puedes encontrar este momento caminando, adelante!

 

Acomódate y siéntete confortable.

Trata de encontrar esa posición que, aunque no sea la perfecta, simplemente te haga sentir relajado y tranquilo. Cualquier almohada, cojín o el simple suelo o alfombra pueden ayudar.

 

Concéntrate en tu respiración.

Mientras inhalas, trata de concentrarte por donde pasa el aire. Siente como entra por tu boca, pasa por tu garganta y finalmente llena tus pulmones y tu abdomen. Trata de sentarte derecho y concentra tu mirada en un punto fijo. O si prefieres cerrar los ojos, está bien. Mientras exhalas, trata de seguir tu aliento mientras sale al exterior e imagina como se expande en el ambiente. La idea es concentrarte lo más posible en tu respiración para distraer tu mente de los pensamientos que pasan por tu cabeza. Si de pronto sientes que pierdes la concentración (seguramente te pasara) de manera amable y respetuosa, vuelve y trata otra vez de retomar tus dos minutos de reflexión y meditación.

 

Y esto es todo. Sencillo, ¿no?  Son solo 2 minutos diarios y lo único que necesitas es tenerte mucha paciencia y practicar.

Recuerda: tu estado natural es el bienestar. Utiliza todas las herramientas que tengas a mano para regresar a este estado, cada vez que te sea posible.

Te lo mereces y puedes hacerlo.

Meditar

 

01 Jun

Como estar positiva durante un tratamiento de fertilidad

Portrait of a beautiful woman doing breath exercises with an autumn unfocused background
Esta es la pregunta #1 en mi correo electrónico, en mi consulta privada y aún en conversaciones informales, todas nos preguntamos: ¿Cómo puedo estar positiva ante algo tan incierto?

Lo que la mayoría de las mujeres que atraviesan por un tratamiento de fertilidad siente, es que es casi imposible sentirse tranquila y en paz cuando una avalancha de emociones y de hormonas está delante de nosotras.

Los sentimientos que predominan son: incertidumbre, miedo, inseguridad, enojo, tristeza, envidia…  A muchas nos pasa que despertamos en medio de la noche tratando de vislumbrar el futuro, tratando de imaginarnos el mejor y también el peor de los escenarios. Nos desespera que el tiempo pase tan lento. Muchas veces nos “clavamos” tanto en todo lo negativo, que nos cuesta trabajo salir de ahí. Al final, cuando el sueño nos vence, es porque pensamos  que tenemos poco o ningún control sobre lo que sucederá y nos sentimos rendidas, derrotadas.

Entonces nos preguntamos ¿Cómo puedo liberarme de tantos y tantos pensamientos negativos? ¿Cómo puedo cortar esa cadena de ideas, sentimientos y emociones que se convierten en una gran bola de nieve y que solo hacen que me sienta peor cada vez? Y es que con el paso de los días, acabamos creyendo que todo lo malo ¡en realidad va a suceder!

Lo que necesitamos hacer URGENTEMENTE es decirle a nuestro cerebro: ¡DETENTE! ¡ALTO! ¡PARA! ¡Todo esto NO TE SIRVE!

¿Paso siguiente?

Además de aprender a detener estos pensamientos, es importante comenzar a practicar algo que se llama “autoanalisis”.  Aprender a hacerlo no es otra cosa más que reconocer que me estoy yendo en picada y recuperar el control, analizar la situación y darme cuenta que puedo mejorarla.

*Recuerda que la paz interior y el optimismo existen dentro de ti, entonces lo único que debes hacer es RECUPERARLOS.*

A continuación, una serie de pasos sencillos para estar más positivas:

1. Reconoce y define exactamente a que le tienes miedo. ¿Sabes con precisión que es lo que te causa tanto miedo? ¿Acaso temes a lo desconocido, a tus probabilidades de fallar, a lo que dirán los demás?  Algo que va a ayudarte mucho a identificarlo claramente es ESCRIBIRLO.  Ve a la raíz de tus miedos y escúchate.  Enfrentar tu miedo no siempre es fácil pero date cuenta que es el inicio de un proceso que te dará tranquilidad.

2. Trata de pensar en el peor de los escenarios. Piensa por un momento: si eso a lo que le tienes tanto miedo llega a suceder… ¿qué pasaría? A veces, pensar o imaginar que realmente sucede, ¡puede ser muy liberador!  Tomate el tiempo necesario para hacerte una imagen mental de todo lo que puede suceder, como se verá, que conversaciones tendrás contigo misma y con los demás, como vivirás, como actuarás, etc.  y  como, a pesar de todo esto: ¡vas a estar bien!

OJO-à no se trata de aceptar pasivamente que algo malo sucederá, (ni que renuncies a tus sueños) se trata de tomar la situación en tus manos y darle a ese “miedo” una forma, un color, una cara, de tal manera que puedas enfrentarlo mejor… y liberarte.  Porque una vez que lo dejas a un lado, puedes re-enfocarte en tu vida,  y como ya estás liberada del miedo, actúas con libertad y de una manera más positiva.

3. Agradece. La sensación de bienestar es instantánea… ¡Te lo aseguro! Si comienzas el
día agradeciendo por todo lo que tienes y también por todo lo malo que NO tienes, se dibujará en tu cara inmediatamente una gran sonrisa. Agradece por todas las personas y cosas que te han permitido estar aquí y ahora cumpliendo tus objetivos.  También puedes agradecer por todo lo que tienes y que te hace especial y diferente a los demás.  El agradecimiento tiene ese poder sanador que abre tu corazón a todo lo bueno que la vida tiene que darte. Tal vez no suceda instantáneamente pero agradecer hace que te enfoques en tus bendiciones y como dicen que “todo en lo que pones tu atención tiende a crecer” pues entonces comienzas a atraer solo cosas buenas y a hacer crecer las que ya tienes.

4. Comparte con un ser querido. Buscar y encontrar a esa persona que sea tu soporte emocional durante el proceso, se convertirá en una verdadera bendición.  Muchas veces, por tenerlo cerca físicamente, nuestra pareja se convierte en esta persona, pero sirve de mucho equilibrar la carga emocional y encontrar a una buena amiga o a un pariente amoroso que también asuma este papel.

5. Medita. Respira. Enfócate en el momento presente. ¡Qué difícil es simplemente DETENERNOS a disfrutar el momento! ¿Qué pasaría si diariamente te esforzaras por tener 10 minutos de paz, tranquilidad y silencio interno?  Puedes lograrlo escuchando una melodía relajante, poniendo atención a tu respiración, ordenando tus pensamientos y dándote ánimos a ti misma… Se trata de sentir cada momento como nunca antes lo has hecho.  OJO: NO trates de detener tus pensamientos, solo trata de ordenarlos y cuando aparezca toda esa maraña de ideas negativas puedes decirte a ti misma: “no me sirve pensar así, en su lugar elijo conscientemente pensar de manera positiva.”

Recuerda: NADIE MÁS LO HARÁ POR TI.

La luz que te guía y que te reconforta viene desde dentro. Solo es cuestión de poner en práctica todo lo que te ayude a lograr tus metas.

Si sigues haciendo las mismas cosas, obtendrás los mismos resultados. Si DE VERDAD deseas lograr algo diferente… ¡CAMBIA!

04 Feb

Te preocupa algo? Enfréntalo!

miedoCada día surgen nuevas preocupaciones, pendientes que cumplir, situaciones que a veces nos dejan “idos” pensando como resolverlas.  O peor aún, sin dormir.
Ante los retos que nos presenta la infertilidad, es imposible no sentirse sobrepasado por todo lo que esto implica: tratamientos, test de embarazo, preguntas y sobre todo… pensamientos.

NO NOS DEJAN EN PAZ, cierto?  La infertilidad nos envuelve en periodos de incertidumbre que muchas veces parecen no tener fin y que intervienen con nuestra vida diaria.

¿Has sentido alguna vez que esta situación te lleva en “piloto automatico” en lugar de que tu seas capaz de controlarla?

Muchas personas me escriben y me preguntan: “Pamela, como hago para estar positiva?”  Mi respuesta? Es muy importante que TOMEMOS LAS RIENDAS del asunto, queridas mujeres, queridos hombres.

A continuación, algunos puntos importantes que nos ayudarán a sentirnos positivos ante situaciones impredecibles:

RECONOCE Y DEFINE EXACTAMENTE CUAL ES TU TEMOR, CUAL ES TU MIEDO PRINCIPAL.miedo2
Muy pocas veces nos detenemos y pensamos ¿a que le tengo tanto miedo? simple y sencillamente nos dejamos envolver por la sensación y nunca nos entretenemos en mirarla a los ojos y definirla. Es cierto, a veces le tememos a lo desconocido, pero incluso esto tiene forma, sonido, color o incluso la cara de alguien. Si puedes, escribelo. Se trata de que te escuches a ti misma.

TRATA DE IDENTIFICAR EL PEOR ESCENARIO POSIBLE.
A veces, tratar de imaginar tu vida ante el peor escenario posible puede ser muy liberador. ¿Como actuarías, que sentirías, que harías? Una vez que identificas tu reacción, tu mente actúa “como si” ya hubiera sucedido esto tan terrible que imaginaste y simplemente, lo deja pasar.

COMPARTE CON UNA PERSONA DE TU CONFIANZA.
Siempre sucede, en serio. Cuando le cuentas a alguien mas lo que tanto te preocupa, esa persona te ayuda a ver OTRO escenario, es decir, te da su punto de vista y generalmente amplia tu visión y por ende, te ayuda a vislumbrar soluciones. Está de más decir que debes escoger bien a quien vas a contarle, pero una vez que estás con la persona correcta, solo cosas buenas puedes obtener.

MEDITA. RESPIRA. ENFOCATE EN EL PRESENTE.

A veces es difícil. Pero una vez que tomas el primer respiro, todo toma otro rumbo. Respirar significa DETENERSE. STOP. PAUSA. Puedes ocupar este momento para agradecer por todo lo que SI TIENES, puedes pensar al 100% en el momento presente: donde estás, con quien estás, como se siente tu cuerpo… La idea es dejar -de una vez por todas- de pensar tanto en el futuro (o en el pasado, según sea el caso) ya que muchas veces la razón de nuestras preocupaciones está en pensar demasiado en ¿que pasará? o también en ¿porque me pasó esto? y desperdiciamos gran cantidad de energía que bien puede usarse en enfocarte en lo que tienes AHORA.

paz interiorTodo lo que necesitas es un poco de voluntad. Un poco de ese ingrediente mágico llamado “ME MEREZCO ESTAR TRANQUILA”.

Una vez que descubres que ERES TU la que lleva las riendas de tu vida, todo empieza a fluir porque TU ASÍ lo has decides cada día.

Hasta pronto,

 

14 Jun

¿Cómo reducir la ansiedad durante mi tratamiento de fertilidad?

La verdad es que esos días acabamos ¡exhaustas!
Horas y días de espera, inyecciones, revisiones ginecológicas, muestras de sangre una y otra vez, relaciones programadas… Y si se lo contamos a alguien, pocas veces nos entienden o en el mejor de los casos todos te preguntan casi diario ¿cómo van, que ha pasado, ya resulto? Y nosotras:  acabamos contando ovejas en esas noches interminables de insomnio…
¿Qué hacer para reducir la ansiedad en estos días tan difíciles?
Muchas de nosotras, buscamos constantemente que hacer en estos días de incertidumbre, sobre todo algo que nos permita relajarnos,  que sea productivo y que  nos ayude con el resultado final: concebir un hijo sano.
A continuación, algunas recomendaciones:

Ejercicio.-
 No tienes que sudar y sudar, simplemente hacer algo que te guste, ejemplos: ritmos latinos, yoga, pilates, correr o trotar, caminar, andar en bici, bailar en tu casa, hacer aseo, kickboxing, subir escaleras siempre que puedas, etc. Cualquier forma de movimiento, que te haga feliz y que consigas hacer durante 30 minutos seguidos, será de gran ayuda.
 Comer sano.- no tiene que ser una tortura si piensas que lo estás haciendo ¡para lograr tu sueño! Puedes comenzar con algo muy sencillo: arma un menú que puedas seguir por lo menos 1 semana y hacer que alguien lo haga contigo para motivarse mutuamente. Y como les recomiendo siempre: si por alguna razón llegas a fallar, sigue adelante, ¡reivindícate al día siguiente!
Escribir.- ¿Qué te parece si diariamente escribieras todas las emociones, pensamientos e ideas que te vienen a la cabeza con respecto al tratamiento que estás a punto de iniciar? Ya sea que lo compartas, como en el caso de un Blog o simplemente comprarte una libreta muy coqueta y ¡comenzar a darle rienda suelta a la escritora que llevas dentro! Podrías escribir un poema…
Hobbies.- ¿Tienes algún hobbie olvidado?  ¿Alguna vez te sentiste relajada armando rompecabezas,  jugando sopa de letras, retando en juegos de mesa a tus amigos, rellenando los crucigramas del periódico, asistiendo al cine y después comentando la película, asistiendo a círculos de lectura, resolviendo sudoku, jugando ajedrez o algún juego on-line tipo tetris o bejeweld? Cualquier pasatiempo que te guste, disfrutes y puedas compartir con otras personas ¡sería maravilloso para distraerte y dejar atrás el estrés!
 Música .- Si tienes un gusto especial por la música ¡es tiempo de re-tomar este hábito! Cómprate algunos buenos CD’s (de esos que siempre has querido tener) o pídelos prestados a una amiga, consíguete esos DVD de los conciertos de tu artista favorito o bien retoma aquel gusto que tenías por la música clásica… La música tiene un gran poder curativo y es una maravillosa aliada ¡cuando necesitamos cambiar de estado de ánimo!
Espiritualidad.- Una de las herramientas más poderosas que tenemos los seres humanos es esa capacidad innata de CREER en algo Superior. Acércate a tu iglesia, a algún grupo de oración y verás que, aparte de no sentirte sola, podrás sentirte parte de un grupo de personas muy especial que te ayudarán a recordar cada día el milagro de la vida.
 Estos son sólo algunos ejemplos de cosas que pueden hacer para ayudar a reducir el estrés que un tratamiento de fertilidad produce… pero siempre recuerden acompañar cualquiera de estas alternativas con ACTITUD.
Una ACTITUD positiva puede ayudarnos en gran medida, pues el simple hecho de que te des cuenta: “estoy haciendo ALGO diferente”  ¡va a ayudarte muchísimo a lograr lo que tanto deseas!
¡Que tengan un día espectacular!
25 Abr

Paso a paso -¿Cómo podemos manejar un episodio de ansiedad?

Cada día y todos los días nos enfrentamos a alguna situación tensionante. Al manejar, en el  trabajo, en casa, con la pareja, en el gimnasio, en una reunión familiar, con amigos… La ansiedad llega y a veces, simplemente no se va.

Lo que hoy trato de trasmitirles, es que SI ES POSIBLE  vivir de manera más consciente, mas alerta y tener cada vez más recursos para enfrentarnos a las situaciones que nos limitan.

Como si de una receta de cocina se tratase, a continuación compartiré con ustedes tres sencillos pasos, para que cuando lleguen esos momentos incómodos, tengan herramientas útiles y sepan cómo enfrentarlos:

1.- LENGUAJE

Diariamente nos comunicamos con los demás, pero de una forma constante (y a veces, abrumadora) estamos hablando con nosotros mismos. ¿Sabes qué tipo de lenguaje utilizas en tu comunicación interior? Muchas veces no es el mejor. Palabras como: “soy una tonta”, “todo me sale mal”, “nunca saldré adelante” “algo malo va a pasar” etc. nos bombardean a todas horas y si no somos conscientes de ello, terminamos creyendo que esto es verdad. APRENDE A DETECTAR  estas palabras y frases que utilizas para referirte a ti mismo y comienza a hacer una lista de otras que sean más POSITIVAS y que te ayuden a lograr lo que deseas. Ejemplo, en lugar de decir “soy una tonta” puedes cambiar a algo como “yo que soy tan lista, no entiendo cómo me pasa esto”  o en lugar de decir “algo malo va a pasar” puedes pensar en su lugar “estoy a salvo, todo va a estar bien”.  Cada frase y cada palabra tienen un efecto diferente en tu cuerpo, en tu mente y en tus sensaciones corporales. ¿Por qué no hablarte de una manera más amable?

2.- RESPIRACIÓN

Cuando estamos relajados y tranquilos, nuestra respiración es profunda. Cuando estamos atravesando un momento de tensión, se vuelve entrecortada y rápida. Todo tu cuerpo comienza entonces a generar cambios a partir de esto: palpitaciones, sudoración, dolor de espalda, acidez en el estómago, etc. Si lo intentas, cada vez que estés atravesando un momento de ansiedad puedes poner atención a tu respiración y tratar de controlarla. Algo tan sencillo como inspirar y contar hasta 3, sacar el aire contando hasta 4 y repetir hasta que tu respiración vuelva a la normalidad.   Recuerda que lo importante es distraer la atención de tu cuerpo y tu mente hacia otra cosa. Si es necesario, acompaña estas respiraciones con una caminata corta o simplemente sal del lugar donde se generó la situación.

3.- DISTRAE TU MENTE

¿Te ha pasado que en alguna ocasión que estabas triste o enojado llegó alguien que te hizo reír y simplemente la tristeza o el enojo se esfumaron? Tú puedes hacer algo similar de manera consciente. Si ya lograste cambiar a un lenguaje positivo, si ya has logrado una respiración adecuada, ahora es tiempo de distraer tu mente hacia algo que rompa por completo el estado de tensión. Puedes recordar algún evento agradable, algún chiste que recién escuchaste, alguna anécdota divertida… lo que sea, te ayudará.  Tu mente es plástica, maleable y se adapta a lo que tú le des. Elige sentirte mejor.

Recuerda que TU TIENES EL CONTROL y puedes hacer la diferencia. Si hasta ahora has permitido que un estado de ansiedad te domine y limite tus actividades, es momento de hacer un cambio. Como todo, requerirá esfuerzo, constancia y una gran dosis de autosugestión. De uno mismo depende generar todo aquello que nos provoca bienestar. Lo importante es dar el primer paso.

¡Empieza hoy!

12 Dic

6 cosas que hay que DEJAR de hacer para ser FELIZ

 

Cada semana puede iniciar de la manera que elijas.

Si hoy te levantaste dispuesto a SER FELIZ, estas son 6 cosas que puedes DEJAR DE HACER para lograrlo:

1.- Deja de preocuparte de la opinión de otros

Lo que otras personas piensen y digan acerca de ti, en realidad, es algo no puedes controlar. Lo que en realidad se NOTA es, lo que tú opinas y sientes acerca de ti mismo. Analiza: ¿bajo la influencia de quien estás actuando?  ¿bajo los términos de quien dejas de hacer o haces ciertas cosas?  Tal vez muchos de los patrones que sigues, no los has analizado hace tiempo… o pertenecen a alguien más!

2.- Deja de cargar con los deseos de otros 

Siempre que iniciamos un nuevo proyecto, tenemos detrás de nosotros personas -incluso las que más nos quieren, que siempre están frenándonos con palabras desalentadoras. No es que tengan malas intenciones, es sólo que no pueden ver lo que implica para ti lograr esa meta, y piensan que no vale la pena el esfuerzo. Van a tratar de protegerte de un fracaso, pues ellos son los que realmente se sentirán fatales si fallas. Steve Jobs dijo una vez: “tenemos el tiempo contado, así que no lo desperdicies tratando de vivir la vida de alguien más”

3.- Deja de preocuparte de lo que otros tienen

Cuando te sorprendas comparándote con otros: compañeros de trabajo, vecinos, amigos, o alguien famoso… ¡DETENTE! Todos somos diferentes. La mayoría pensamos “voy a ser feliz cuando sea como ella… o cuando tenga las cosas que tiene él…”, sin darnos cuenta que podemos tener nuestras propias metas y disfrutar el camino que nos lleve a lograrlas. Siempre “parece más verde el patio del vecino de al lado pero pocas veces sabemos reconocer el verdor de nuestro propio jardín”

4.- Deja de preocuparte de tener siempre la razón

Todos avanzamos a nuestro propio ritmo. Hay infinidad de cosas ‘buenas’ y ‘malas’ pero todo es relativo. Lo que puede estar mal para ti, probablemente sea bueno para otra persona. La gente necesita vivir su vida a su manera y de la manera que este BIEN para ella.

Cuando sientas la necesidad de tener la razón… detente un momento y trata de calmar tu mente. Ábrete a nuevas ideas y opiniones. No te concentres únicamente en lo que otros hacen si no en las razones que pudieran tener para hacerlo.

5.- Deja de preocuparte por cometer errores

Los errores son humanos y te enseñan lecciones invaluables. El más grande error que mucha gente comete es: dejar de hacer cosas por temor a equivocarse. ¡Tienen demasiado miedo de fallar! Toma lo que la vida te ofrezca, porque como dicen “el mismo tren no pasa dos veces”, y recuerda: si no haces nada, nada sucederá, y probablemente estarás parado en el mismo punto toda tu vida.

6.- Deja de preocuparte por lo que no puedes controlar

Algunas cosas están fuera de nuestro control y hay que aceptarlo. Lo mejor que puedes hacer para compensar aquello que no puedes controlar, es utilizar una buena ACTITUD. Escoge mirar las circunstancias externas con positivismo y trata de sacarles provecho. Piensa: ¿Qué puedo hacer, que si está en mis manos para avanzar? No podemos cambiar un suceso en sí, pero si podemos elegir de que manera reaccionamos ante él.

Si cada día te despiertas pensando “algo extraordinario sucederá hoy en mi vida” y además prestas especial atención a los detalles… SIEMPRE encontrarás algo que te hará corroborar lo dicho.

El cómo dirijas tu vida cada día es una elección que SI está en tus manos!

ELIGE BIEN.

15 Nov

Aceptar y Superar la Ansiedad

miedo-ansiedad1

Ahí estas, en medio de una junta de trabajo, en el supermercado, en el centro comercial, con tus hijos en una fiesta… y de pronto ocurre.

Es ese tipo de sensación que esperas que pase pronto y que nadie lo note. Pero no pasa. Y muchas veces si se nota.

Es un episodio de ansiedad.

Te ha acompañado mucho tiempo y estás tan acostumbrado a ello, que simplemente te has acostumbrado a vivir así. Pero esto no es vida.

Quiero recordarte que si se puede vivir mejor. Y como hacerlo. 

 

Muchas personas  sufren episodios de ansiedad en silencio y albergan dentro de sí mismos sentimientos de vergüenza o de falta de control.  La ansiedad se desencadena por multiples situaciones y en ocasiones el individuo siente que lo “golpea” sin causa alguna. Los sintomas varían de individuo a individuo e incluso son diferentes cada episodio. La ansiedad provoca sensaciones corporales como: opresion en el pecho, falta de aliento, mareo, confusion, aumento de la frecuencia cardiaca, malestar estomacal y la sensacion de querer escapar. Por eso no es raro que este tipo de sensaciones asusten e incluso debiliten a quienes la sufren.

Encontrar y entender la causa de estos ataques de ansiedad la hace mas facil de manejar y erradicar. Muchos terapeutas estan de acuerdo que es esencial mejorar la calidad de vida del paciente. En mi propia experiencia, ayudar a las personas a identificar el pensamiento o sentimientos que precede a la crisis de ansiedad  y ubicar el contexto en el que inició, es un gran comienzo.

Si sufres de ataques de ansiedad frecuentemente y no eres capaz de encontrar la posible causa, te sugiero que comiences un “Diario” en el cual lleves un record de cuando ocurren las crisis y anotes toda la informacion que te sea posible recordar, asi como el nivel de ansiedad que se presento. Darte cuenta de cuando ocurren, con quien estabas, que ocurrió, etc.,  te ayudara a distinguir patrones repetitivos y a encontrar mas facilmente la o las causas que desencadenan cada episodio.

Una vez que hayas identificado esto, trata de desafiar el pensamiento que estás teniendo en ese momento… ¿Es un temor real? Preguntate si estas REALMENTE frente a una amenaza. Ten en  cuenta que todo esto será una herramienta eficaz para encontrar la raiz del asunto, y en consecuencia, para lidiar mas facilmente con tus emociones. Recuerda: siempre es un pensamiento el que precede a cualquier reacción emocional.

Encontrar el tratamiento ideal también es importante. Hay muchas y variadas opciones: medicamentos alópatas, homeopatas, terapia o la combinacion de ambas. Un especialista preparado te puede guiar para que encuentres el tratamiento que mejor se adapta a tus necesidades. Encontrarlo significará que mejores tu calidad de vida significativamente.

Es de gran ayuda también saber como ayudarte a ti mismo. La mayoria de las veces, la ansiedad se desencadena por la PERCEPCION que tienes de ciertas cosas. La percepcion puede ser alterada por tus propios pensamientos y la mayoria de las veces son pensamientos negativos. Algunas alternativas serían REEMPLAZAR estos pensamientos negativos por positivos  o DESAFIAR tus propios pensamientos negativos. O simplemente, observar lo que ocurre.

Desafiar tus pensamientos negativos y cuestionarlos es tu mejor herramienta para cambiar tu perspectiva de la situacion clave que desencadena la crisis de ansiedad, aquí algunos ejemplos, preguntate a ti mismo:

  • ¿Hay una mejor manera de afrontar esta situacion?
  • ¿Es totalmente cierto que algo malo va a suceder?
  • ¿Preocuparme por esta situacion va a ayudarme de alguna manera?
  • ¿Que otras opciones tengo?

También te ayuda pensar: ¿Qué le diría yo a una persona que le estuviera pasando lo mismo? Toma el rol contrario, ¿Qué le aconsejarías?  ¿Cómo le ayudarias a tener una perspectiva mas positiva de la situación?

Ya para finalizar te recuerdo que: ignorar lo que te sucede, tampoco ayuda. No ignores tu propia ansiedad, esto solo hace que la situacion empeore. Enfrenta tus pensamientos y tus emociones. Trata de actuar racionalmente, piensa alternativas para lidiar con ella, para tranquilizarte. Es muy facil decir “¡ay no, esta pasando de nuevo y esta vez sera terrible, sera peor que la vez anterior!” Estancarte en pensamientos negativos…  no te ayuda en NADA. Trata de enfocarte en el presente, en el lugar en que te encuentras, fija tu atencion en algun punto, respira hondo e imagina que tu cuerpo poco a poco se relaja, se tranquiliza y dejas ir toda esa ansiedad por donde vino. DARSE CUENTA… Es un gran avance!

La realidad es que todo esto solo es cuestion de PRACTICA. Explora todas las opciones que tengas a la mano y encuentra la que es mejor para ti. Los cambios no se dan de la noche a la mañana pero por algo se empieza, y en cuanto comiences a ver y a sentir los beneficios sabrás que ya estás del otro lado.

Comienza ya a caminar hacia TU BIENESTAR!

Te lo mereces!

 

14 Ago

Fertilidad: La Conexión Cuerpo-Mente.

Hola Guerreras de la Fertilidad!

El día de hoy compartiremos experiencias que se han obtenido a través años de tratar  a miles de mujeres en la conexión cuerpo-mente,  y en las que se promueve la sanación de su fertilidad, entre otras cosas, mediante la meditación, la relajación, las visualizaciones dirigidas y llevando un diario de emociones no expresadas.

Las mujeres que saben como conectar y comunicarse con su cuerpo y su mente logran incrementar notoriamente su fertilidad natural y su capacidad de concebir. A través de más de 5 años, durante mis sesiones con mujeres y sus parejas, constantemente he sido testigo de milagrosas concepciones producto de la conexión cuerpo-mente.  Algunos métodos alternativos que estas mujeres han empleado son: acupuntura, meditación, mindfulness, yoga, etc. a la par de tratamientos de reproducción asistida como: inseminación artificial, FIV y donación de ovulos.  Pero TODAS comienzan su camino aprendiendo a escuchar a su cuerpo, con toda su sabiduría y a darse cuenta que hay un “feedback” entre ellas y su cuerpo y otra conexión muy importante: entre ellas y su hijo que ya viene en camino.  Es entonces cuando ocurre el milagro y se observan cambios impresionantes en sus creencias acerca de la maternidad.

El éxito que se obtiene de practicar meditación, visualizaciones y un diario personal para curar y cultivar la fertilidad natural que existe en cada mujer, ha sido documentado por Alice Domar en su libro “Healing Mind, Healthy Woman” y también por Niravi Payne en su libro “Mente Sana embarazo seguro”. Un asombroso 50% de las mujeres que han invertido tiempo en estas practicas, en las que se practica meditación, relajación y que llevan un diario personal de emociones, fueron capaces de concebir y dar a luz niños sanos. En contraste, solo un 20% de las mujeres que utilizan los tratamientos de fertilidad “tradicionales”  logran embarazarse y dar a luz.

El trabajo que durante muchas décadas llevo a cabo Niravi Payne, -y que ahora yo trato de continuar este valioso legado- el cual consiste en sanar secretos familiares guardados por largo tiempo, así como analizar todas las creencias que se han generado en torno a la fertilidad y la maternidad, también  reportó por muchos años incrementos en la tasa de fertilidad de sus pacientes.

Si te das cuenta, actualmente se le está dando mucha mayor importancia a cualquier método que trate de manera global los problemas de fertilidad: la conexión CUERPO-MENTE cada vez se toma mas en cuenta.

Se ha comprobado ya por varios especialistas que la conexión cuerpo-mente es fundamental para sanar de manera integral la salud de sus pacientes.

Concebir un bebe es un acto RECEPTIVO que requiere de toda nuestra capacidad femenina. Para muchas mujeres existe un conflicto y un desbalance entre  la parte femenina y la masculina que existe dentro de todos nosotros. Actualmente, muchas mujeres han aprendido a obtener logros personales y profesionales utilizando únicamente su parte masculina dándole mayor importancia que a su parte femenina. Incluso muchas denigran  algunas características de la femineidad como la vulnerabilidad y la receptividad,  sin reconocer que éstas son necesarias e imprescindibles para concebir un hijo sano.

Lo más común que se observa en el consultorio son mujeres que son exitosas laboralmente, que son creativas y que ayudan a otros a lograr sus objetivos pero no tienen tiempo para darse a si mismas porque perciben esta actitud como símbolo de debilidad.

Muchas mujeres, en lugar de interpretar sus problemas de fertilidad como un mensaje de “pedir ayuda”, lo que hacen es restarle valor a sus cuerpos y les atañen conceptos como “defectuoso, inservible, no productivo” y se forzan mediante técnicas externas a obtener un resultado que no tiene bases emocionales solidas.

Como afirma la Dra. Christiane Northrup: “Muchas mujeres con problemas de fertilidad trabajan de 60 a 80 horas semanales y están… ¡exhaustas!; entonces se dedican a buscar un hijo como si se tratara de una meta laboral o profesional,  cuando la realidad es que concebir un hijo es un acto RECEPTIVO y no un maratón de tratamientos que pueden ser programados en una agenda personal.

¿Con cuanta frecuencia la gente que está alrededor de estas mujeres con problemas de fertilidad les dicen “anda mujer, ve a casa y relájate!?”  Lo malo es que hay poca gente que les diga COMO hacerlo realmente. ¿Cuántas historias no conocemos de mujeres que intentan varias veces un embarazo con métodos científicos y justo cuando deciden darse un descanso e irse de vacaciones con su esposo a un lugar paradisiaco, regresan embarazadas? Lo que sucede es que estas mujeres inconscientemente deciden dejar de enfocarse en su infertilidad y re-descubren su capacidad y creatividad para concebir.

Claro que suena fácil decir  “relájate, descansa, déjalo pasar”. Pero simplemente pensarlo no es suficiente. Lo que aquí se sugiere entonces es comenzar a practicar la meditación, la relajación, el llevar un diario personal de emociones e intentar visualizaciones para obtener lo que queremos.

Lo que hacen estos métodos es potencializar y reconectarte con el poder creador que hay dentro de ti. Te muestran como retomar el control sobre tu cuerpo y tus pensamientos. Como ya se ha mencionado, concebir un bebe requiere  en gran medida hacer uso de nuestro poder receptivo. Y eso es precisamente lo que se explora en estas sesiones: conectar a la mujer con su poder creador.

Físicamente, los ejercicios de meditación y/o relajación ayudan a disminuir la presión arterial, la frecuencia cardiaca y las hormonas del estrés. Infinidad de estudios han demostrado que el incremento del estrés en una persona afecta principalmente su capacidad natural de concebir, pues los órganos reproductores son los más vulnerables ante este estado mental y corporal.

Fisiológicamente la meditación estimula la glándula pineal. Esta es la responsable de producir hormonas como la serotonina y la melatonina (necesarias para la libido y la sensación de bienestar).  Y esta glándula a su vez estimula la glándula pituitaria que es la que en mayor medida regula la producción de hormonas femeninas como la FSH (hormona de estimulación folicular) que es la encargada de la maduración de los ovulos y otras como el estrógeno, la progesterona y la oxitocina, todas relacionadas con la concepción.

Así que, científicamente, es posible que la relajación, la meditación y las visualizaciones ayuden y potencialicen en tu cuerpo los niveles de ciertas hormonas necesarias para el embarazo. Y en el camino de la fertilidad cualquier ayuda extra es bien recibida, ¿cierto?

Piensa por un momento en el bebe que deseas.

Ahora trata de pensar lo que ese bebe desea para ti.

Cuando trabajamos con parejas y hacen esta reflexión, logran conectar con esa parte de ellos mismos que tienen un poco abandonada. Recopilando algunos testimonios, hubo una mujer que compartió cosas como esta: “le he preguntado a mi hija que desea para mí y me pidió que incluyera chocolates en mi dieta y me dejo pensando porque desde que comencé con los tratamientos de fertilidad… ¡había dejado de lado los chocolates que tanto me gustan!”

¿Y tú que has dejado de lado? ¿Qué parte de ti tienes abandonada?

* Solo te pido que NO te acerques a la meditación o a la relajación como un régimen más de fertilidad.

* Acércate con el firme propósito de que sea algo que COMPLEMENTE tu tratamiento y que te ayude a conectar con todo aquello que aun es parte de ti.

* Convierte todo este tiempo de relax en un tiempo para “refrescarte” mental y físicamente y para reducir toda esa presión y estrés que has acumulado como resultado de querer embarazarte.

* Utiliza este “tiempo fuera” para lograr comunicarte y REALMENTE nutrir tu interior.

* Trata de lograr que tu cuerpo y tu mente realmente hagan “equipo” para concebir un bebe sano en lugar de darles ordenes y obligarlos a lograr este objetivo.

* Aprende a AMAR TU CUERPO como es, en lugar de desaprobarte por no lograr concebir.

Y que no te sorprenda que después de este “tiempo de relax” logres verte:

Más poderosa,

Más viva

Y sobre todo… FERTIL.

¡Espero tus comentarios!

29 Jul

Apuntes sobre la Acupuntura: ¡Ayudale a tu cuerpo y a tu mente!

Diariamente, los especialistas en Reproducción Humana deben lidiar con casos en los que se observa  claramente un contexto desfavorable tanto de salud mental como física de las mujeres que acuden a tratamiento.

Actualmente, en Brasil y otras grandes capitales del mundo,  la acupuntura ha ganado un gran espacio dentro de las clínicas de fertilización.

“Estaba completamente desequilibrada, vivía un estado emocional terrible, había engordado 7 kilos en cada tratamiento, ya no aguantaba más… ¡necesitaba reestructurarme física y emocionalmente antes de seguir intentándolo!” compartió una de las pacientes del Dr. Artur Dzik, una abogada de 39 años que tuvo 7 intentos fallidos de FIV y perdió dos bebes: uno a los 4 meses de gestación y otro a los 30 días… pero que por fin logro obtener su tan esperado positivo añadiendo acupuntura a su tratamiento de fertilidad: Unas gemelas en el año 2009.

La Fertilizacion In Vitro (FIV) es una de las técnicas mas utilizadas en parejas que luchan contra la infertilidad. Sin embargo es un proceso de demanda gran inversión monetaria y obviamente involucra un gran desgaste emocional.

“La acupuntura no promete que obtendrás cambios contundentes,  pero lo que si proporciona es un método que no es invasivo, que no es un medicamento y ayuda bastante” apunta el Dr. Thima, especialista en Tecnicas de Reproduccion Asistida.

Además de mejorar el estado emocional bajando los niveles de ansiedad y nerviosismo de las futuras mamas, la acupuntura ofrece además un mecanismo de efecto calmante.  Ayuda a controla el nerviosismo, una reacción muy común en mujeres que están bajo  tratamiento de fertilización in vitro; Y lo mejor: ayuda a mejorar la vascularización del sistema reproductivo (el flujo de sangre mejora debido a un relajamiento general del sistema circulatorio)

Estudios

Existen trabajos a nivel internacional que demuestran los beneficios de la acupuntura en la fertilidad.  El primero fue publicado por un médico alemán que aseguró que un 42% de las mujeres que se hicieron FIV y estaban en tratamiento de acupuntura lograron embarazarse. Otro estudio hecho por el Dr. Thima, demostró en 2007 durante el Congreso Americano de Reproduccion Humana que de 70 mujeres que estaban en tratamiento para practicarse una FIV y que al mismo tiempo se aplicaban acupuntura, el 51% quedaron embarazadas a diferencia de otro grupo que también se practicaron FIV pero sin acupuntura y solo el 26% lograron un embarazo.

El principal mecanismo, explican los especialistas en acupuntura, es el aumento del flujo sanguíneo a la región uterina. Los puntos estimulados por las agujas provocan una vasodilatación principalmente en los órganos pelvianos, por lo que el flujo sanguíneo hacia el utero y los ovarios aumenta y si esto va a la par del tratamiento de fertilización, el porcentaje de éxito aumenta automáticamente.

Esto ocurre de tal manera que es importante practicar la acupuntura antes de iniciar el tratamiento de FIV y sobre todo antes de implantar el embrión, para que las probabilidades de embarazo se eleven. Esta técnica ayuda a controlar paralelamente el bienestar emocional y activa el balance hormonal, por lo que la fertilización se favorece desde el principio.

“Esto es asi: La acupuntura ayuda a que se vea aumentado el flujo sanguíneo en los ovarios, con lo cual se mejora considerablemente la cualidad de los ovulos; asi mismo, el aumento de flujo de sangre también se ve reflejado en una mejor  calidad del endometrio y esto aumenta a su vez las posibilidades de la implantación exitosa del embrión”  explica el Dr. Thima.

Finalmente una gestación acompañada de un estado emocional mas tranquilo es, en gran medida el resultado deseado de una buena acupuntura; se busca ayudar a la futura madre a lograr un estado de relajación y bienestar general y por consiguiente  una espera agradable de ese tan esperado bebe.

Porque recuerda: Si seguimos haciendo las mismas cosas y esperamos diferentes resultados… podemos caer en estados de desequilibrio emocional y por consiguiente físicos: nada mejor que ayudar a nuestro cuerpo y a nuestra mente a lograr lo que queremos.

Recuerda que tu misma puedes provocar ese cambio que tanto deseas en tu vida…

La pregunta es: ¿Estas lista?

Ten cuidado con lo que quieres… ¡porque lo vas a conseguir!

24 Jun

Fertilidad: Técnicas de autoayuda cuerpo-mente

Todo mundo se la pasa diciéndote:  “tu relájate y veras que pronto te embarazas” o también escuchas con frecuencia:  “tomate unas vacaciones y veras que sucede”.

¿No es esto demasiada presión si ya de por si luchar contra la infertilidad ha sido una tarea muy difícil para ti?

Tratar de embarazarte no ha sido fácil para muchas de nosotras. Desde vernos involucradas en complicados procedimientos médicos, hasta tener relaciones sexuales cuidadosamente programadas, monitoreos, medicación y todo lo que viene acompañado.

Las buenas noticias que hoy traigo para todas es que, a pesar de que nuestro cuerpo parece que no quiere cumplir nuestros deseos, hay varias y muy efectivas técnicas por medio de las cuales, puedes mejorar tu misma, tu estado mental y de salud  e invariablemente te ayudarán en tu camino hacia la fertilidad.

La medicina cuerpo-mente, la medicina alternativa y las practicas de salud holísticas son algunas de las razones por las cuales muchas mujeres logran llegar a la meta antes que otras. La idea es enfocarnos en TODO lo que implica nuestro ser: cuerpo, mente y espíritu.

 

 ACUPUNTURA

Es un arte milenario y parte del sistema de medicina tradicional Oriental. Lo que nos da confianza es que se ha utilizado exitosamente por miles de años para propiciar la fertilidad. Es una técnica casi indolora y trabaja en conjunto con cualquier otro método que estés llevando a cabo. Y lo mejor es que casi siempre conocemos a un acupunturista de confianza.

NUTRICION

Puedes probar con consejos tan sencillos como: reducir o eliminar la cafeína, el azúcar refinada y las harinas lo cual ayudara a reducir problemas estomacales y reforzar tu sistema inmunológico. Lo mas importante de reestructurar tu alimentación es pensar que estas creando un lugar especial para la llegada de tu bebé. Aunque suene a “disco rayado” la realidad es que puedes hacer cambios pequeños cada dia e ir notando la diferencia tanto en tu peso, como en tu estado de animo y la realidad es que si te ves bien, te sientes bien, cierto?

 

 YOGA

Esta hermosa disciplina tiene también sus años demostrando que es efectiva. La idea del yoga es básicamente estimular y tonificar los órganos internos mediante posturas que normalmente no practicamos lo que invariablemente lograra que nuestra salud general mejore. Pero lo mas importante –creo yo- es que el yoga te ayuda a amar y respetar tu cuerpo tal y como es. El estado de relajación y tranquilidad que se respira en los centros de yoga puede convertirse en tu “escape y santuario” para atravesar los momentos mas difíciles en el camino de la fertilidad.

 MEDITACION

Meditar puede ser tan fácil como adquirir una postura cómoda, cerrar los ojos y concentrarte en el ritmo y sonido de tu respiración por 5 minutos. Si crees que es mucho tiempo, trata con 3 minutos. La idea es que puedas crear tu misma un espacio para relajarte y dejar de pensar. Esta es la idea de la meditación: “detener” el ruido exterior e interior por un momento. Invariablemente, regresas al mundo con otra actitud.

PENSAMIENTO POSITIVO y/o VISUALIZACIONES

El objetivo de estas dos técnicas es el mismo: estar consciente de tus pensamientos, re-orientarlos para enfocarte en lo que deseas y usar el poder de tu mente para crear tu futuro. No importa si lo has hecho antes, la idea es que te preguntes a ti misma ¿mi consciencia esta donde YO deseo que esté, los pensamientos que tengo me están ayudando a lograr lo que deseo? Y no es magia, es simplemente darte cuenta de que el poder esta dentro de ti.

La fertilidad es un proceso que existe dentro de nosotras y en el cual podemos jugar un papel activo e importante, o dejarle todo a la ciencia y esperar pasivamente por los resultados. Los médicos siempre esperan que sus pacientes les den “una manita” en el proceso.

Comienza HOY a tratar de mejorar tu estado físico, anímico, mental y espiritual: dile a tu cuerpo “yo puedo estar mejor y lo hare!”.  Deja ya de esperar que las cosas sucedan por un milagro!

 ¡TOMA LA INICIATIVA de ver llegar tu tan esperado embarazo!

 

Articulo publicado por Dr. Gretchen Kubacky- Health Psychologist in West Los Angeles, CA, USA.