30 Jun

Una guía sencilla para comer mas sano

healthy foodTodos los días podemos tomar la decisión de comer más sano e iniciar de inmediato. No importa que tantos abusos hayas cometido, siempre es buen momento para empezar de cero y estar conscientes de que nos alimentamos, la cantidad de los alimentos y la calidad.

A continuación les comparto una guía muy sencilla de que elegir y porque a la hora de los sagrados alimentos:

1.- Que alimentos es preferible que sean “orgánicos” o ecológicos.

Si somos objetivos podemos darnos cuenta que muchos de estas etiquetas van acompañadas de altos precios, por eso se recomienda que las carnes, los huevos, los productos lácteos, las papas, fresas, manzanas, pimientos verdes, col, espinacas y duraznos sean los que  escojamos a la hora de hacer la compra. ¿La razón? Varios estudios han detectado que estos son los alimentos que suelen estar más contaminados.

2.- El peligro de las grasas TRANS

Aunque diariamente las consumimos en pequeñas cantidades en los lácteos y las carnes, es preferible evitar las margarinas y las mantecas de cerdo ya que contienen grandes cantidades de estas grasas TRANS, que entre otras cosas, son las responsables de tantas muertes relacionadas con enfermedades cardíacas. Todo esto debido a que las enzimas digestivas son incapaces de metabolizarlas adecuadamente.

3.- Arroz integral vs. arroz blanco

El arroz integral nos ayuda a no tener que prescindir de este delicioso acompañamiento, ya que tiene más vitaminas del grupo B, minerales y sobre todo fibra, que evita a la larga los síntomas de colitis. También es recomendable porque reduce la probabilidad de padecer diabetes. Si su sabor no te convence, opta entonces por comer arroz al vapor y acompañarlo de verduras y legumbres, para que su absorción sea más lenta.

4.- No esperes a tener sed para beber agua

El agua es el principal aliado de una alimentación sana, así que trata de tener una rutina especial para este vital líquido: tomar agua a ciertas horas del día, tener a la vista y a la mano una jarra o botella de agua fresca. Si haces ejercicio o esfuerzos físicos durante el día, es aún mas importante para que recuperes los líquidos perdidos y no se desequilibre tu organismo.

5.- Comer con plena atencióncomer consciente

Todos deberíamos hacer un ritual para alimentarnos que incluyera unas tres respiraciones profundas, dar gracias y saborear cada bocado. También convendría no tener prisa y soltar el tenedor o cuchara entre cada bocado. Todo esto ayuda a disfrutar de este sencillo pero vital acto cotidiano, y también a ir descubriendo que nos gusta, que nos sienta bien al estómago y tomar decisiones conscientes cada vez que elegimos que comer.

6.- Vegetales: ¿crudos o cocidos?

Lo ideal es combinarlos. Algunos, para poder digerirlos mejor, es conveniente que los cocinemos como las papas. Otros en cambio, conviene comerlos crudos para aprovechar mejor todas sus propiedades: espinacas, tomates, manzanas. Si van a cocinarse, la mejor opción es que se hagan al vapor y sin rebanarlas demasiado.

7.- Alimentos integrales

Aunque no podemos afirmar que engorden menos, si es un hecho que forman parte de una dieta sana. Una rebanada de pan blanco tiene 275 calorías y una de pan integral 250. Si te fijas, no hay mucha diferencia, sin embargo la presencia de fibra y otros nutrientes, hacen que la rebanada de pan integral te haga sentir satisfecha mas rápido, entonces es seguro que te ayudarán en cualquier régimen nuevo de dieta que intentes.

8.- Bebidas de dieta

Muchos estamos acostumbrados a abusar de un platillo alto en calorías y para compensar tomamos un refresco de dieta. Hoy te puedo decir que estas bebidas están cargadas de químicos poco o nada naturales que solo perjudican a tu organismo en general. El agua es un acompañante noble y benéfico para las comidas y, aunque es cierto que el refresco lo tomamos por tradición, siempre es posible comenzar a educar el paladar para un buen vaso de agua fresca.

bolsa vegetalesAdemás de llevar una dieta sana, ¿es posible ahorrar?

Ahora,  algunos tips para cuidar nuestro bolsillo cuando iniciamos una alimentación sana:

PRODUCTOS REGIONALES.- Es importante recordar que, aunque en el supermercado leas la palabra “de importación”, no siempre son los mejores alimentos. Procura comer los alimentos típicos de tu región y de paso ayudarás a la economía de la gente que te rodea.

RESTAURANTES VS. HACER TU PROPIA COMIDA.- Aunque ofrecen comida rápida a bajo costo, no siempre podemos estar seguros de que utilicen los mejores ingredientes y tengan la mejor higiene. Invierte tiempo en ti y además te aseguro que desarrollarás tu creatividad.

¿SOLO MARCAS CONOCIDAS?.- Aunque sea una tradición, a veces es bueno cambiar a las marcas propias de algunas tiendas de conveniencia, ya que la calidad puede ser mejor y como no han invertido tanto en publicidad, esto puede reflejarse en tu bolsillo.

Como dije al principio, cualquier día es bueno para empezar a quererte y hacer cosas diferentes.

¡Barriga llena, corazón y bolsillo contento!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *